King James Bible

There was an error in this gadget

• EL CAMINO A CRISTO

01 El Amor De Dios Por La Humanidad 02 La Mas Urgente Necesidad Del Hombre
Frente cristiano de resistencia al movimiento ecuménico del adversario ~ sitios no ecuménicos

Blog's TRUTH PROVIDED ~ REMNANT Of GOD

Truth Provided Philippines

Truth Provided Newsletter USA

Truth Provided: SDR Philippines

Twitter / MercyClamor

There was an error in this gadget

• HAY QUE DESPERTAR A LA GENTE

Estando en Loma Linda, California, el 16 de Abril de 1906, pasó delante de mi una de las más asombrosas escenas. En una visión de la noche, yo estaba sobre una altura desde donde veía las casas sacudirse como el viento sacude los juncos. Los edificios, grandes y pequeños, se derrumbaban. Los sitios de recreo, los teatros, hoteles y palacios suntuosos eran conmovidos y derribados. Muchas vidas eran destruidas y los lamentos de los heridos y aterrorizados llenaban el espacio.

Los ángeles destructores, enviados por Dios, estaban obrando. Un simple toque, y los edificios construidos tan sólidamente que los hombres los tenían por resguardados de todo peligro quedaban reducidos a un montón de escombros. Ninguna seguridad había en parte alguna. Personalmente, no me sentía en peligro, pero no puedo describir las escenas terribles que se desarrollaron ante mi vista. Era como si la paciencia de Dios se hubiese agotado y hubiese llegado el día del juicio.

Entonces el ángel que estaba a mi lado me dijo que muy pocas personas se dan cuenta de la maldad que reina en el mundo hoy, especialmente en las ciudades grandes. Declaró que el Señor ha fijado un tiempo cuando su ira castigará a los transgresores por su persistente menoscabo de su ley.

Aunque terrible, la escena que pasó ante mis ojos no me hizo tanta impresión como las instrucciones que recibí en esa ocasión. El ángel que estaba a mi lado declaró que la soberanía de Dios, el carácter sagrado de su ley, deben ser manifestados a los que rehúsan obstinadamente obedecer al Rey de reyes. Los que prefieran quedar infieles habrán de ser heridos por los juicios misericordiosos, a fin de que, si posible fuere, lleguen a percatarse de la culpabilidad de su conducta".


Visión de una Terrible Destrucción

En la mañana del viernes pasado, justamente antes de despertar, se me presentó una escena sumamente impresionante. Tuve la sensación de que despertaba del sueño en un lugar que no era mi casa. Desde las ventanas veía una terrible conflagración. Grandes bolas de fuego caían sobre las casas, y de ellas salían dardos encendidos que volaban en todas direcciones. Era imposible apagar los incendios que se producían, y muchos lugares estaban siendo destruidos. El terror de la gente era indescriptible. Desperté después de cierto tiempo y descubrí que estaba en mi hogar".


Las Ciudades Populosas Serán Barridas

En todas partes hay hombres que deberían ocuparse en el ministerio activo y dar el último mensaje de amonestación a un mundo caído. Aún no se ha ralizado la obra que desde hace mucho tiempo ha debido llevarse a cabo para ganar almas para Cristo. Se ha descuidado cruelmente a los habitantes de las ciudades impías que dentro de tan poco tiempo serán visitadas por calamidades. Falta poco para que las grandes cuidades sean barridas, de manera que todos deben ser amonestados acerca de la inminencia de estas calamidades. ¿Pero quién pone en el cumplimiento de esta obra el celo sincero que Dios requiere?

Actualmente no se realiza ni la milésima parte de lo que debería efectuarse en la tarea de trabajar en las ciudades, y de lo que se haría si los hombres y las mujeres cumplieran cabalmente con su deber".


Destrucción de Millares de Ciudades

Ojalá que el pueblo de Dios tuviera una noción de la destrucción inminente de millares de ciudades, ahora casi entregadas a la idolatría!".


Apresurad la Obra

Mientras considero las condiciones reinantes en las ciudades, que tan manifiestamente se hallan bajo el poder de Satanás, me hago la pregunta: ¿Cuál será el fin de estas cosas? La maldad en muchas ciudades está creciendo. El crimen y la iniquidad dominan por doquiera. Nuevas especies de idolatría se introducen continuamente en la sociedad. En toda nación, la mente de los hombres es atraída por la invención de alguna cosa nueva. La temeridad en los hechos y la confusión de los pensamientos aumentan en todas partes. Ciertamente las ciudades de la tierra están llegando a ser como Sodoma y Gomorra.

Como pueblo, necesitamos acelerar la obra en las ciudades, que ha sido obstaculizada por la falta de obreros, medios y espíritu de consagración. En este tiempo, el pueblo de Dios necesita volver el corazón plenamente a Él, pues el fin de todas las cosas está cerca. Necesitan humillar sus mentes, y estar atentos a la voluntad del Señor, trabajando con fervoroso deseo, en aquello que Dios ha mostrado que debe ser hecho, a fin de amonestar a las ciudades con respecto a su ruina inminente".El Evangelismo: 25-26

CONTENDING FOR THE FAITH WHICH WAS ONCE DELIVERED UNTO THE SAINTS. ~ CONTENDIENDO POR LA FE QUE FUE UNA VEZ DADA Á LOS SANTOS. JUDAS 1: 3.

BIBLIA Y ESPIRITU DE PROFECIA

↑ Grab this Headline Animator

• EL SURGIMIENTO Y LA CAIDA DE LOS IMPERIOS DEL MUNDO

Posted by CLAMOR Del TERCER ANGEL Saturday, February 20, 2010 0 comments




EL SURGIMIENTO Y
LA CAIDA DE LOS
IMPERIOS DEL MUNDO


     En los registros de la historia humana, el progreso de los eventos, el surgimiento y la caída de los imperios, parece estar determinado por la voluntad, el poder, la ambición y la destreza del hombre.  Pero en la Palabra de Dios, la cortina es descorrida y contemplamos entonces todo el juego y contrajuego de los eventos humanos, las agencias del único que es todo misericordioso, pacientemente llevan a cabo los consejos de su voluntad.
     En ninguna otra porción de la Escritura está más claramente revelado este principio que en el capítulo 2 de Daniel.  Allí se  coloca ante nuestros ojos,  todo el alcance de la historia desde los tiempos de Daniel hasta nuestros días.
     En el tiempo, estos eventos fueron tomando lugar, el rey Nabucodonosor y su reino de Babilonia gobernaron al entonces mundo conocido.
     Una noche el rey estaba perplejo por lo que el futuro traería.  Al contemplar a esta gran ciudad que él gobernaba, le pareció como si ésta fuera invencible;  en aquel tiempo no existían máquinas de guerra capaces de romper sus muros.  Alrededor de los muros había un foso formado por el río Éufrates.  El río pasaba por todo el centro de la ciudad; pero en el lugar por donde éste entraba a la ciudad había grandes puertas que se extendían hasta el agua.  Detrás de estas puertas estaban los muros bordeando el río, con entradas que permitían el acceso a la ciudad desde del río.  Estas entradas podían ser aseguradas con grandes puertas de bronce, tanto que si alguien era capaz de pasar más allá de las puertas al muro, no tenía acceso a la ciudad, a menos que las puertas de bronce fueran abiertas.


UN  SUEÑO  IMPRESIONANTE

     Mientras consideraba estas cosas y perplejidades de si su reino podría durar por siempre, Nabucodonosor cayó dormido.  Aquella noche tuvo un sueño impresionante, pero cuando despertó fue incapaz de recordar algún detalle.  Sintió sin embargo, que de alguna manera en este sueño encontraría respuesta a su inquietud acerca del futuro.
     Inmediatamente Nabucodonosor llamó a todos los sabios de su reino para que le ayudaran a recordar su sueño - no importaba cuánto de su espiritismo, astrología, ocultismo o artes mágicas necesitaran utilizar.  Los sabios fueron reunidos, pero resultaron incapaces, de revelarle con todas estas artes, el sueño al rey.  Se dieron cuenta que estaban engañados y no podían ayudarlo; el rey se enojó terriblemente y ordenó su arresto y detención hasta que fueran ejecutados.  Daniel y sus compañeros también eran considerados sabios, pero no habían sido llamados a presentarse ante el rey.  Es más, no estaban incluidos en el arresto general.
     Daniel apeló para que fuera retrasada la orden de ejecución, prometiendo que él pronto podría darle al rey la información deseada.  Aquella noche él y sus compañeros presentaron de todo corazón sus súplicas ante Dios para conocer el sueño del rey y su interpretación.  Se dieron cuenta de que Dios honra a aquellos que colocan completa confianza en Él, así que se fueron a dormir confiando tranquilamente en que la voluntad de Dios sería hecha.  Aquella noche Dios misericordiosamente reveló el sueño del rey a Daniel, y al mismo tiempo su interpretación, demostrando así que sólo Dios conoce el futuro.


UNA  IMAGEN  SIMBOLICA  DE  IMPERIOS

     Este sueño impresionante era acerca de una inmensa imagen cuya cabeza era de oro.  Su pecho y brazos eran de plata.  Su vientre y muslos de bronce.  Sus piernas eran de hierro y sus pies y los diez dedos eran de hierro y arcilla mezclados juntamente (vea Daniel 2:28-33).  La cabeza de oro se declaraba plenamente representar a Babilonia (vea Daniel 2:37-38).  Bajo el gobierno de Nabucodonosor, Babilonia había recogido todo el oro de las naciones que había capturado, convirtiendo a ésta en la nación más rica de la antigüedad.
     Pero no está en el suponer que grandeza de riqueza o la aparente invencibilidad es en lo que estas naciones o sus individuos debían encontrar su fuerza, sino más bien en conocer y cumplir la voluntad de Dios.  Y su destino está determinado por su actitud ante el propósito de Dios para ellos.
     El reino babilónico de Nabucodonosor duró sólo hasta el reinado de su nieto Belzasar, cuando la segunda nación, representada por el pecho y los brazos de plata, entró en la escena de acción.  Generalmente, es el reino superior el que conquista al inferior, pero la profecía indicaba que éste no iba a ser el caso (Daniel 2:39).  En la imagen, la historia de las naciones se desarrollaba de la cabeza a los pies, y cada cambio estaba representado por un metal inferior al que precedía a esté.


LA  CAIDA  DE  BABILONIA

     Las fuerzas combinadas de Media y Persia atacaron y conquistaron el reino de Babilonia, mataron a Belzasar - el último rey de Babilonia, y entonces Darío el Medo reinó en su lugar (vea Daniel 5:28).
     Más de un siglo atrás, el Señor había revelado a través de Isaías el método por el cual Babilonia iba a ser tomada y bajo el mando de quién esto debía tener lugar (vea Isaías 44:27-28; 45:1-2).  Bajo el mando de Ciro el Persa, los ejércitos de los medos y persas fueron capaces de desviar las aguas del Éufrates por un corto tiempo.  Durante este tiempo entraron a la ciudad por la senda del lecho seco del río.  Con todo y esto sus esfuerzos habrían sido inútiles, si no hubieran sido dejadas abiertas las puertas de bronce, descuidadas por sus defensores mientras el rey y sus nobles festejaban y se embriagaban (vea Daniel 5).
     Justamente como la plata es inferior al oro en valor, así Medo-Persia fue inferior a Babilonia en riqueza y lujo.  Mientras  que el imperio Persa fue poderoso en términos de fuerza militar y territorio ocupado, éste nunca fue capaz de igualar a Babilonia en concentrar riqueza y educación.  El imperio Persa duró cerca de 200 años, desde el año 539 AC hasta el año 331 AC.
     El siguiente reino, aquel de bronce debía entonces representar al reino que derrocó a Persia.  Sabemos por la historia que estos fueron los griegos bajo el mando de Alejandro Magno, quien en tres batallas decisivas (Granicus, en 334 AC; Issus, en 333 AC; y Arbela, en 331 AC) derrotó a las fuerzas persas, convirtiendo a Grecia en el siguiente imperio mundial.  Este hecho histórico es también mostrado claramente en otra visión recibida por Daniel y registrada en el capítulo 8, donde es declarado que el reino que iba de derrotar a los persas debía ser Grecia (vea Daniel 8:2-8, 20-21).  El bronce fue el metal más ampliamente usado por los griegos, y fue también utilizado por ellos en armas y armaduras.
     Roma, que fue representada por las piernas de hierro, derrotó a los ejércitos de Grecia en la batalla de Pydna en 168 AC.  Roma entonces dominó al mundo desde el 168 AC hasta el 476 DC, cuando finalmente sucumbió bajo la invasión de las tribus bárbaras.
     Por más de 500 años, Roma parecía inconquistable.  Su estandarte ondeaba desde las islas británicas hasta el Éufrates, desde el mar del Norte hasta el Sahara.  Sus Césares fueron adorados como dioses y por su poder ella convirtió al mundo en una vasta casa cárcel.  En las palabras del historiador Edward Gibbon, “resistir era fatal y escaparse era imposible.” (El Declive y la Caída del Imperio Romano, vol. 1, pág. 190).
     Cuando Roma cayó, su territorio fue dividido en 10 secciones que ahora forman las naciones de Europa.  Como el hierro y la arcilla son en parte fuerte y en parte débil, así iba a suceder con estas 10 naciones de Europa que los pies y los diez dedos de esta imagen las representaban.  Como el hierro y la arcilla no se mezclarán o combinarán juntamente, así éstas naciones nunca estarán plenamente unidas como un poder mundial dominante de ellas mismas.
     Durante los últimos 15 siglos, la fuerza de los hombres ha buscado revivir las glorias del antiguo Imperio Romano, unificando las diversas naciones de Europa.  Comenzando con Carlo Magno y continuando a través de la historia con Carlos V, Luis XIV, Napoleón, el Kaiser Guillermo II y Adolfo Hitler, todos han fallado notablemente, sin embargo, a veces la meta casi parecía ser alcanzada.  Ocho pequeñas palabras de la profecía se cruzaban en su camino: “No se unirán el uno con el otro” (Daniel 2:43).  Y las naciones de Europa, por y de sí mismas, nunca se adherirán juntamente otra vez en un poder imperial mundial.


EL  SUEÑO  AUN  NO  SE  HA  CUMPLIDO

     Pero esto no era el fin del sueño.  También fue revelado que en los días de estos reyes, el Dios del cielo establecería su reino eterno.  Este reino de justicia, representado por la Roca que golpeó la imagen en sus pies, continuaría creciendo hasta llenar toda la tierra, y ninguno de los poderes de la tierra podría detenerlo (vea Daniel 2:34-35, 44).
     Aunque muchos reyes y poderes han tratado de destruir el reino de Cristo - representado por la Roca (vea 1 Corintios 10:4), y han guerreado contra los justos seguidores del reino de justicia, todavía ninguno ha tenido éxito plenamente y nunca lo hará.  Cristo y su reino reinarán supremos, su gloria y verdad cubrirán y llenarán esta tierra como las aguas cubren el mar (vea Habacuc 2:14).  Y todas las naciones impías de la tierra serán molidas como el polvo cuando Cristo - la Roca - regrese otra vez en las nubes de los cielos.


AUN  ES  TIEMPO  DE  CAER  SOBRE 

LA  ROCA

     Amigo, ¿vendrá usted hoy a Cristo, cayendo sobre esta poderosa Roca para ser quebrantado en el corazón, arrepintiéndose de todos sus pecados y levantarse para vivir una nueva vida con la oportunidad de tener vida eterna, si es fiel hasta el fin?  ¿O persistirá en ser orgulloso e impenitente, aferrándose a sus pecados hasta que sea por siempre demasiado tarde, y tener esta poderosa Roca cayendo sobre usted, moliéndolo como el polvo - sin una oportunidad de vida eterna?  Apreciado lector, ¿desea usted ser golpeado por esta poderosa Roca y perderse?  ¿O desea usted hallar refugio y ser protegido por esta Roca y ser salvado?  ¡La decisión es suya!
     “Oye, Oh Dios, mi clamor; a mi oración atiende.  Desde el cabo de la tierra clamaré a ti, cuando mi corazón desmayare.  Llévame a la roca que es más alta que yo, porque tú has sido mi refugio, y torre fuerte delante del enemigo.” Salmos 61:1-3.
     “Métete en la peña, escóndete en el polvo, de la presencia temible de Jehová, y del resplandor de su majestad.” Isaías 2:10.
     “En ti, oh Jehová, me he refugiado; no sea yo avergonzado jamás.  Socórreme y líbrame en tu justicia; inclina tu oído y sálvame.  Sé para mí una roca de refugio, adonde recurra yo continuamente.  Tú has dado mandamiento para salvarme, porque tú eres mi roca y mi refugio.” Salmos 71:1-3.
     “Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene no le echo fuera.” Juan 6:37.


 







Grupo de Estudio






¡MARANATA, CRISTO Viene Ya, SALID a Recibirle!
Mat. 25: 6; Apoc. 14: 6-13; Apoc. 18; Amós 4: 12.

• ¿DOS LEYES?

Posted by CLAMOR Del TERCER ANGEL Saturday, February 13, 2010 1 comments





¿DOS LEYES?



     “...Hay un Dios, Padre, del cual proceden todas las cosas...” Corintios 8:6.  De Dios todas las cosas derivan su existencia.  El que creó y sustenta todas las cosas, con toda certeza tiene el derecho para gobernarlas y controlarlas.  Por esta razón El es representado en las Escrituras como el único gran Legislador, que es capaz de salvar y de destruir (vea Santiago 4:12).  La existencia es derivada de la benevolencia del Creador, todas las criaturas inteligentes son responsables antes su justo gobierno.  De toda la creación de Dios en la tierra, sólo los seres humanos son capaces de aprender la distinción entre lo justo y lo errado.  De esta manera somos colocados bajo el control de la ley moral.
     Derivando nuestra existencia de un Ser de infinita pureza, fuimos una vez inocentes, puros y justos.  En el comienzo fuimos una vez los súbditos leales de Dios - nuestro único Autor  y legítimo Soberano.  En este tiempo Dios no se presentaba al hombre directamente en la posición de un Salvador y Redentor, porque para entonces no necesitaba perdón del pecado.
     Porque debemos todo a Dios, como individuos, estamos bajo la suprema obligación de amarlo con todo el corazón.  Pero también hay una segunda e igualmente importante obligación.  Otros seres humanos comparten igualmente con nosotros como criaturas de Dios y por lo tanto, tienen los mismos derechos que nosotros.  Debemos, por lo tanto, amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Aquellos dos grandes preceptos son la suma de toda la ley.  
     Al rendir obediencia al primero de estos dos preceptos, la humanidad no puede tener otros dioses delante del Señor; ni podemos hacernos o adorar ídolos; tampoco debemos mencionar el nombre de Dios de una manera irreverente; ni debemos ser descuidados para santificar el día de Reposo del Señor que fue instituido en la Creación en memoria del día en que el Creador descansó.
     Es igualmente evidente nuestro deber hacia nuestros semejantes.  Este comprende nuestro deber hacia nuestros parientes y la más estricta consideración por la vida, la castidad, la propiedad, el carácter y los intereses de los otros.
     La ley moral, dividida en dos partes y trazada o expresada en diez normas o preceptos, es inmutable en su carácter ya que sus preceptos fueron derivados del gran Legislador.  Su existencia fluye de las inmutables relaciones que la humanidad sostenga hacia Dios y hacia sus semejantes. Esta ley es la gran norma de justicia de Dios, y después que escogimos rebelarnos contra El, ésta llegó a ser la gran prueba para mostrar al que peca, que está en error (vea Romanos 7:7).
     Tal fue el origen y carácter de los preceptos de la ley moral.  Su proclamación por Dios mismo, escrita antes de su aparición en alguna parte de la Biblia, suficientemente atestigua el gran valor que El colocó sobre ella.  De su misma naturaleza, existe tan tempranamente como los principios de moralidad; de hecho, solamente estos principios morales colocó por escrito.
     Pero había un sistema de otras leyes que verdaderamente debían su origen al pecado, un sistema que no habría llegado a existir si el hombre no hubiera llegado a  ser un transgresor.  La violación de la ley moral fue lo que dio origen a la existencia de la ley de los ritos y las ceremonias, que era una sombra de las cosas buenas por venir.  No podía haber sacrificio por el pecado, sino hasta que el hombre llegó a ser un pecador.  En Edén, no podían haber tipos y sombras señalando hacia el futuro reino del pecado a través de la muerte de Cristo, porque el hombre era justo y no necesitaba tal redención.  Ni Dios colocó en el hombre antes de la caída la obligación de ordenanzas carnales, que miraran hacia el tiempo de reformar las cosas; porque el hombre era inocente y libre de malicia.  ¡Entonces debe haber sido una violación de la ley moral lo que causó la caída del hombre!  
     La razón expuesta por Satanás ante Eva fue que ella y su esposo llegarían a ser como Dios si comían de aquel árbol (vea Génesis 3); y como Adán no fue engañado (vea 1 Timoteo 2:14), es evidente que él escogió seguir a su esposa antes que obedecer al Señor.  De esta manera, violaron el primer mandamiento de la gran ley moral de Dios.
     Cuando el hombre hubo así llegado a ser un pecador y Dios le prometió los medios de su redención, una segunda relación con respecto a Dios fue traída a  existencia.  El hombre era un pecador, necesitaba ser perdonado; Dios era un Salvador ofreciendo perdón.  Es evidente que la ley de tipos y ceremonias, que señalaban hacia la redención a través de Cristo, debe su origen a la rebelión del hombre y a la infinita benevolencia de Dios.  Si el hombre no hubiera pecado, él no hubiera necesitado tipos de futura redención, y si Dios no hubiese determinado dar su Hijo para morir, El no habría instituido un sistema sacrificial señalando hacia aquel gran evento.  La existencia de una ley tal, es por consiguiente, consecuencia del pecado; sus preceptos son de una naturaleza ceremonial y su duración es necesariamente limitada por la gran ofrenda que exigía el pecado.  Desde la caída de Adán hasta los tiempos de Moisés - cuando este sistema fue escrito - hasta la muerte de nuestro Señor, este sistema sacrificial de tipos y ceremonias existió como la sombra de cosas mejores por venir.
     En el Nuevo Testamento, encontramos que la muerte de nuestro Señor Jesucristo, como gran sacrificio por el pecado, era el antitipo o el resultado final al cual todos los sacrificios apuntaban.  El sacerdocio de nuestro Señor Jesucristo en el Santurario Celestial es el gran antitipo del sacerdocio levítico (vea Hebreos 8).  El Santuario Celestial es en sí mismo  el gran original, el cual fue modelo del santuario terrenal (vea Hebreos 9:23; Exodo 25:1-9).  Y el arca del testimonio de Dios en el templo celestial (vea Apocalipsis 11:19), contiene esta gran ley moral.  Así, bajo la nueva dispensación, vemos un Sacrificio real en lugar de uno simbólico, un Sumo Sacerdote que personalmente ministra y hace expiación (perdón y remoción del pecado) por usted y por mí, quien además escucha nuestras oraciones sin que tengamos que visitar personalmente un santuario o sacerdote en esta tierra, y aquella ley que fue quebrantada por el hombre, es magnificada y engrandecida al mismo tiempo que Dios perdonaba al pecador penitente.
     Encontramos también que el Nuevo Testamento abunda en referencias acerca de la diferencia esencial entre estas dos leyes - la ceremonial y la moral - y la distinción es hecha claramente.


NO  ES  CAUSA  DE  CONFUSION

     La ley moral es condicional “conforme a la ley del mandamiento acerca de la descendencia” (Hebreos 7:16); y la ley moral es afirmada, “porque sabemos que la ley es espiritual” Romanos 7:14.  La una es aquella ley que Cristo puso fuera del camino a su muerte (vea Colosenses 2:14); la otra ley es “la ley real” que Santiago afirma, es pecado transgredirla (vea Santiago 2:8-12).
     La ceremonial es una ley de la cual “es necesario que haya un cambio” Hebreos 7:12.  La moral es aquella ley de la que Cristo dijo, “hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido” Mateo 5:18.  La una ley era una “sombra de los bienes venideros” (Hebreos 10:1), y fue impuesta sólo “hasta el tiempo de reformar las cosas” Hebreos 9:10.  Pero la otra era un código moral, del cual es dicho por Juan, “todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley” 1 Juan 3:4.  La una es un yugo imposible de ser llevado (vea Hechos 15:10); la otra es aquella “ley de la libertad” por la cual seremos juzgados (vea Santiago 2:8-12).  La ceremonial es aquella ley que Cristo “abolió en su carne” (vea Efesios 2:15); la moral es aquella ley de la cual El dijo “no he venido a abrogar” (vea Mateo 5:17).  La una es condicionada “el acta de ordenanzas” “que era contraria a nosotros”, que fue clavada en la cruz y puesta fuera del camino (vea Colosenses 2:14).  La otra es aquella ley que el vino a engrandecer y magnificar (vea Isaías 42:21).  La una era una ley temporal que fue anulada “por causa de su debilidad e ineficiencia” (vea Hebreos 7:18); la otra es una ley eterna e inmutable que no puede ser invalidada: “¿Luego por la fe invalidamos la ley?  En ninguna manera, sino que confirmamos la ley” Romanos 3:31.  La una es aquella ley que mediaba entre los judíos y los gentiles (vea Efesios 2:14); la otra es aquella ley, la obra de la cual, aún los gentiles, es dicho tendrán escrita en sus corazones (vea Romanos 2:14-15).  La ceremonial es la ley de mandamientos  contenida en ordenanzas (vea Efesios 2:15); la ley moral son los mandamientos de Dios que es deber de toda la humanidad guardar (vea Eclesiastés 12:13).
     Esta gran ley moral de 10 mandamientos es traída a la luz por el mensaje del tercer ángel (vea Apocalipsis 14:9-12).  Esta es la ley que el remanente de la simiente de la mujer estará guardando cuando el dragón haga guerra contra ella (vea Apocalipsis 12:17).  Esta ley moral asegurará a todos aquellos que la guarden, el derecho a entrar en el cielo y a comer del árbol de la vida (vea Apocalipsis 22:14).
     Ciertamente, estas dos leyes no deben ser confundidas.  La ley moral fue engrandecida, magnificada, establecida y es santa, justa, espiritual, buena y real; mientras que la otra era carnal, sombría, gravosa, y fue suprimida, abolida, puesta fuera del camino, clavada en la cruz, cambiada y anulada a causa de su debilidad e inutilidad.
     Es verdad que los preceptos de la ley moral están diversamente esparcidos a través de los libros de Moisés y mezclados con los preceptos de la ley ceremonial.  Pero esto no puede ser de ninguna manera la causa para incluirla como parte de esta ley ceremonial ni tampoco asociarlas.  La ley moral es tan eterna como Dios, mientras que la ley ceremonial solo estuvo en vigencia hasta la muerte de Cristo en la cruz.  Aquellos que comprenden correctamente la palabra de verdad nunca confundirán estas leyes que son  esencialmente diferentes, ni aplicarán a la real ley de Dios el lenguaje empleado con respecto a las ordenanzas escritas.
     Que los diez mandamientos son un código perfecto en sí mismos, proviene de diversos factores: Dios los declaró con su propia voz y es dicho que, “El no añadió más” (vea Deuteronomio 5:22), mostrando así que el había dado una ley completa.  El los escribió en sólo dos tablas de piedra con su propio dedo, otra prueba de que este era un completo código moral (Deuteronomio 9:9-11).  El dispuso que sólo ésta fuera colocada bajo el propiciatorio en el segundo departamento del santuario (vea Exodo 30:6; Hebreos 9:4-5), una prueba evidente de que esta era la ley que hacía una expiación necesaria porque había sido quebrantada.  Y Dios expresamente declara que El escribió sobre las tablas de piedra, una ley y mandamientos (vea Exodo 24:12).
     Ambas leyes tenían Reposos o Sábados, de tal manera que había claras diferencias entre ellos.  El Reposo en el séptimo día, originado en el Edén antes del pecado, como parte de la inmutable ley de Dios y que siempre ha ocurrido en el séptimo día que nosotros hoy llamamos Sábado.  Mientras que los días de fiesta, Sábados originados después del pecado como parte de la ley ceremonial, y que podían tomar lugar en  cualquier día de la semana.  El séptimo día Sábado fue escrito sobre piedra por el propio dedo de Dios.  Mientras que los días festivos sabáticos fueron escritos en tela, papel o piel, por el dedo de Moisés.  El séptimo día  Sábado, junto con los otros nueve mandamientos, fue colocado en el arca directamente debajo del propiciatorio con la gloria de la presencia de Dios encima (vea Exodo 30:6, 40:20, 34), significando que ellos debían estar vigentes permanentemente y eran inmutables.  Mientras que los días de fiesta sabáticos fueron colocados a un lado del arca (vea Deuteronomio 31:26), significando que ellos debían tener vigencia sólo temporalmente hasta que su propósito fuera cumplido.  En el séptimo día Sábado, no se podían cocinar los alimentos sino que todo alimento debía ser preparado y cocinado en el sexto día o día de la preparación (vea Exodo 16:23).  Mientras que en los días de fiesta sabáticos usted podía preparar y cocinar sus alimentos (vea Exodo 12:14-16).  Y en el séptimo día Sábado, ningún trabajo debía ser hecho - ni aún leña debía ser recogida para la preparación de alimento (vea Números 15:32-36).  Mientras que en los días de fiesta sabáticos podía ser hecho el trabajo de recolección de diversas ramas de árboles (durante las fiestas de los tabernáculos) a fin de construir cabañas para acampar (vea Levíticos 23:34-40).
     Así que, hay una clara diferencia entre el inmutable cuarto mandamiento de la ley moral de Dios para santificar el séptimo día Sábado, y los temporales tipos y sombras de los días de fiesta sabáticos de la ley ceremonial.  El séptimo día Sábado fue “hecho para el hombre” antes que él hubiera caído en pecado; por lo tanto, éste no puede ser un tipo o sombra señalando a la muerte de Cristo y, por consiguiente no puede haber sido clavado en la cruz, sino que continúa señalando hacia atrás, al comienzo de la historia de esta tierra y al Creador de todos nosotros.  Pero los días de fiesta sabáticos, como también todos los  otros tipos de la economía judía, vinieron a existencia después que el hombre había caído y necesitaba un Salvador; por lo tanto, fueron una sombra señalando adelante a la redención y fueron verdaderamente clavados en la cruz (vea Colosenses 2:14).


AUN  HOY  SE  DEBE  GUARDAR  EL  SABADO  DE  LA  BIBLIA

     Pablo, sin embargo, declara que el pueblo de Dios continuaría guardando el séptimo día Sábado de la ley moral después de la muerte de Cristo, pero en ninguna parte expresa la necesidad de guardar los sábados ceremoniales o santificar cualquier otro día de la semana.
     “Porque en cierto lugar dijo (Dios) así del séptimo día: Y reposó Dios de todas sus obras en el séptimo día....Por lo tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios.  Porque el que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas.  Procuremos, pues, entrar en aquel reposo, para que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia.” Hebreos 4:4, 9-11.
     Debe ser evidente para todo aquel que desea ver, que al suprimir las ordenanzas escritas de la ley ceremonial, le concede fuerza a cada precepto de la ley real, además de que la ley de sombras señalaba hacia delante a la muerte de Cristo,  expiró cuando aquel evento ocurrió.  El quebrantamiento de la ley moral fue lo que causó que el Salvador diera su vida para salvarlo a usted y a mí del pecado.  Así que, la continuidad y la sagrada inmutabilidad de los diez mandamientos puede ser juzgada por el hecho de que Dios dio a su único Hijo para tomar su maldición sobre El mismo y morir por nuestra transgresión de ésta.
     Por la gracia de Dios despertemos a nuestro deber y recordemos paciente y fielmente guardar todos los diez mandamientos de la ley moral a través de la fe en la justicia y el poder de Cristo, con lo cual obtendremos vida eterna y estar con Dios para siempre.
     “Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús”
     “Bienaventurados los que guardan sus mandamientos, para tener derecho al árbol de la vida y para entrar por las puertas de la ciudad.  Mas los perros estarán fuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras y todo aquel que ama y hace mentira.” Apocalipsis 14:12, 22:14-15.











Grupo de Estudio



 



¡MARANATA, CRISTO Viene Ya, SALID a Recibirle!
Mat. 25: 6; Apoc. 14: 6-13; Apoc. 18; Amós 4: 12.

• 100 EVIDENCIAS SOBRE LA CUESTIÓN DEL SÁBADO

Posted by CLAMOR Del TERCER ANGEL Saturday, February 06, 2010 0 comments

 



100 EVIDENCIAS 
SOBRE LA CUESTION 
DEL SABADO


     ¿Por qué guardar el día de Reposo?
¿Cuál es el objeto del Reposo?
¿Dónde fue hecho, quién lo hizo y para quién?
¿Cuál es el verdadero día de Reposo?

Muchos guardan el primer día de la semana o Domingo.
¿Qué autorización bíblica tienen ellos para hacer esto?

Algunos guardan el séptimo día o Sábado.
¿Qué apoyo bíblico tienen ellos para hacer esto?

Aquí están los razonamientos acerca de ambos días, como evidentemente está declarado en la Palabra de Dios

Sesenta Razonamientos Concernientes al Séptimo Día

1. Después de obrar los  primeros seis días de la semana en la creación de esta tierra, Dios reposó  en el séptimo día. Gén. 2:1-3.

2. Este día es señalado como el día de descanso de Dios o día de Reposo tanto que, día Sábado significa día de descanso.  Para ilustrar: Cuando una persona nace en un cierto día, ¿qué día viene a ser su cumpleaños?  De la misma manera cuando Dios descansó en el séptimo día, ¿qué día vino a ser su descanso o día de Reposo?

3. Por lo tanto el séptimo día  debe ser siempre el día de Reposo de Dios.  ¿Puede usted cambiar su cumpleaños, del día en que nació al día en que no nació?  No.  Tampoco puede cambiar el día de Reposo de Dios a un día en el cual El no descansó.  Por consiguiente el séptimo día es aún el Reposo de Dios.

4. El Creador bendijo el séptimo día. Gén. 2:3.

5. El santificó el séptimo día. Exo. 20:11.

6. Dios hizo de este el día de Reposo en el jardín del Edén. Gén. 2:1-3.

7. Esto fue hecho antes de la caída; por lo tanto no es un tipo, porque los tipos no fueron introducidos sino hasta después de la caída.

8. Jesús dijo que este día fue hecho para el hombre (Mar. 2:27); esto es, para la raza humana, ya que la palabra hombre aquí es ilimitada, entonces es para los gentiles como también para los judíos.

9. Es una conmemoración de la creación.  Exo. 20:11, 31:17.  Cada vez que descansamos en el séptimo día, como Dios lo hizo en la creación, conmemoramos este gran evento.

10. Este fue dado a Adán,  la cabeza de la raza humana.  Mar.  2:27; Gén. 2:1-3.

11. Desde luego a través de él, como nuestro representante a todas las naciones. Hech. 17:26.

12. No es una institución judía, porque este día fue hecho 2300 años antes de que existiera el primer judío.

13. La Biblia nunca llama a este día el Reposo Judío, sino que  siempre lo llama “el Reposo del Señor tu Dios.”  Los hombres deben ser cautos de cómo ellos estigmatizan  el santo día de Reposo de Dios.

14. A través de toda la era patriarcal se hace referencia al Reposo. Gén. 2:1-3, 8:10, 12, 29:27-28, etc.

15. Este día formaba parte de la ley de Dios antes del Sinaí. Exo. 16:4, 27-29.

16. Dios colocó este día en el corazón de su ley moral. Exo. 20:1-17.  ¿Por qué coloco Dios este día allí si este no era semejante a los otros nueve preceptos, de los cuales admite que todos son inmutables?

17. El séptimo día de Reposo fue ordenado por la voz del Dios viviente. Deut. 4:12-13.

18. Luego El escribió el mandamiento con su propio dedo. Exo. 31:18.

19. El grabó este mandamiento en la dura piedra, indicando su naturaleza imperecedera. Deut. 5:22.

20. Este mandamiento fue preservado sagradamente en el arca, en el lugar santísimo. Deut. 10:1-5.

21. Dios prohibió trabajar en el día de Reposo, aún en los tiempos de más apuro. Exo. 34:21.

22. Dios destruyó a los israelitas en el desierto porque profanaron el Reposo. Eze. 20:12-13.

23. Es la señal, la marca del verdadero Dios, al que debemos diferenciar de los dioses falsos. Eze. 20:20.

24. Dios prometió que Jerusalén podría permanecer para siempre si los judíos hubiesen guardado el Sábado. Jer. 17:24-25.

25. El los envió a la cautividad babilónica por quebrantar este Reposo. Neh. 13:18.

26. El destruyó a Jerusalén por su violación. Jer. 7:27.

27. Dios ha prometido una bendición especial sobre todos los gentiles que lo guarden. Isa. 56:6-7.

28. Este mandamiento está en la profecía que se refiere enteramente a la dispensación cristiana. Isa. 56.

29. Dios ha prometido bendecir a todo hombre que guarde el Reposo. Isa. 56:2.

30. El Señor nos exige llamar a éste “venerable”. Isa. 58:13.  Cuidado de los que toman deleite en llamar a este “el antiguo reposo judío”, “un yugo de servidumbre”, etc.

31. Después que el santo Reposo ha sido pisoteado por “muchas generaciones,” éste será restaurado en los últimos días. Isa. 58:12-13.

32. Todos los santos profetas guardaron el séptimo día.

33. Cuando el Hijo de Dios vino, El guardó el séptimo día toda su vida. Luc. 4:16; Juan 15:10.  De esta manera siguió el ejemplo de su Padre en la creación.  ¿No estaremos seguros en seguir el ejemplo de ambos, el Padre y el Hijo?

34. El séptimo día es el día del Señor. Apoc. 1:10; Mar. 2:28; Isa. 58:13; Exo. 20:10.

35. Jesús fue el Señor del Reposo (Mar. 2:28); esto es, lo ama y lo protege, como el esposo es el señor de la esposa para amarla y quererla. 1 Ped. 3:6.

36. El vindicó el Reposo como una institución misericordiosa designada para el bien del hombre. Mar. 2:23-28.

37. En lugar de la abolición del Reposo, El enseñó cuidadosamente cómo debe observarse éste. Mat. 12:1-13.

38. El enseñó a sus discípulos que nada debía hacerse en el día de Reposo sino sólo aquello que era “lícito.” Mat. 12:12.

39. Instruyó a sus apóstoles que el Reposo debía ser devocionalmente respetado, aún después de 30 años de su resurrección. Mat. 24:20. (Su huida tomó lugar en el año 66 DC).

40. Las piadosas mujeres que habían estado con Jesús guardaron cuidadosamente el séptimo día después de su muerte. Luc. 23:56.

41. Treinta años después de la resurrección de Cristo, el Espíritu Santo llama expresamente a éste “el día de Reposo.” Hech. 13:14.

42. Pablo, el apóstol de los gentiles llamó a éste “el día de Reposo” en el año 45 DC. Hech. 13:27. ¿No lo sabía Pablo?  O ¿Creeremos a los maestros modernos, que afirman que éste dejó de ser el día de Reposo a la resurrección de Cristo?

43. Lucas, el inspirado historiador cristiano, escribiendo posteriormente en el año 62 DC, llamó a este día “el día de Reposo.” Hech. 13:44.

44. Los gentiles convertidos llamaron a este día el Reposo. Hech. 13:42.

45. En el Gran Concilio Cristiano, en el año 52 DC, en la presencia de los apóstoles y miles de discípulos, Santiago llamó a este día “el día de Reposo.” Hech. 15:21.

46. Era acostumbrado mantener reuniones de oración en aquel día. Hech. 16:13.

47. Pablo leía las Escrituras en reuniones públicas en aquel día. Hech. 17:2-3.

48. Era su costumbre predicar en aquel día. Hech. 17:2.

49. El libro de Hechos presenta un registro de ochenta y cuatro reuniones en aquel día. Hech. 13:4, 44, 16:13, 17:2, 18:4, 11.

50. Nunca hubo allí ninguna disputa entre los cristianos y los judíos acerca del día de Reposo.  Esto es prueba de que aún los cristianos observaban el mismo día que guardaban los judíos.

51. En todas sus acusaciones contra Pablo, ellos nunca lo acusaron por violación del día de Reposo.  ¿Por qué no lo hicieron si él no lo hacía guardar?

52. Pablo declaró que él mismo había guardado la ley.  “Alegando Pablo en su defensa: Ni contra la ley de los judíos, ni contra el templo, ni contra Cesar he pecado en nada.” Hech. 25:8.  ¿Cómo podía ser esto verdad si él no hubiese guardado el Sábado?

53. El Sábado es mencionado en el Nuevo Testamento 59 veces, y siempre es relacionado con el mismo significado que éste tiene en el Antiguo Testamento, “el día de Reposo.”

54. Ni una palabra es dicha en ninguna parte del Nuevo Testamento acerca de que el Reposo haya sido abolido, hecho a un lado, cambiado o alguna cosa por el estilo.

55. Dios nunca ha dado permiso a ningún hombre para trabajar sobre esto.  Apreciado lector, ¿por qué autoridad usted usa el séptimo día como día común de trabajo?

56. Ningún cristiano del Nuevo Testamento antes o después de la resurrección, jamás realizó trabajo secular en el séptimo día.  Localícese un caso por este estilo y nosotros desistiremos del asunto.  ¿Por qué deben los modernos cristianos actuar diferentemente de los cristianos de la Biblia?

57. No existe ningún registro acerca de que Dios alguna vez haya retirado su bendición o santificación del séptimo día.

58. Como el Reposo fue guardado en el Edén antes de la caída, de la misma manera será observado eternamente en la tierra nueva después de la restitución. Isa. 66:22-23.

59. El séptimo día de Reposo era una parte importante de la ley de Dios, tanto que éste vino de sus propios labios y fue escrito por su propio dedo sobre la piedra en el Sinaí. Exo. 20.  Cuando Jesús comenzó su obra declaró expresamente que El no había venido a destruir la ley.  “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas.” Mat. 5:17.

60. Jesús condenó severamente a los fariseos como hipócritas por pretender amar a Dios, mientras que a la misma vez ellos invalidaban uno de los Diez Mandamientos por su tradición.  De la misma manera, al guardar el Domingo se está invalidando la ley de Dios y es solamente una tradición de los hombres.

     Hemos presentado sesenta claros razonamientos bíblicos relacionados con el séptimo día.  ¿Qué hará usted con ellos?

Cuarenta razonamientos bíblicos concernientes al primer día de la semana.

1. La primera cosa registrada en la Biblia, es la obra hecha en el día Domingo, el primer día de la semana. Gén. 1:1-5.  Este fue hecho por el Creador mismo. Si Dios hizo la tierra en Domingo, ¿puede ser malo para nosotros trabajar el Domingo?

2. Dios ordenó a  los hombres trabajar el primer día de la semana. Exo. 20:8-11.  ¿Es errado obedecer a Dios?

3. Ninguno de los patriarcas guardó jamás este día.

4. Ninguno de los santos profetas guardó jamás este día.

5. Por una expresa orden de Dios su pueblo santo, usó el primer día de la semana como un día común de trabajo, por lo menos durante 4000 años.

6. Dios mismo lo llamó un “día de trabajo.” Eze. 46:1.

7. Dios no descansó en este día.

8. El nunca lo bendijo.

9. Cristo tampoco reposó en este día.

10. Jesús fue un carpintero (Mar. 6:3) y trabajó en su taller hasta que tuvo 30 años de edad.  El guardó el Reposo y trabajó seis días cada semana, como todos lo admiten.  Por lo tanto, hizo de muchos Domingos  un duro día de trabajo.

11. Los apóstoles también trabajaban durante el mismo tiempo.

12. Los apóstoles nunca descansaban en ese día.

13. Cristo nunca bendijo este día.

14. Este día nunca fue bendecido por ninguna autoridad divina.

15. Este día nunca fue santificado.

16. Nunca fue dada una ley para hacer cumplir el descanso en este día; por lo tanto no es transgresión trabajar en este día.  “Pero donde no hay ley, tampoco hay transgresión.” Rom. 4:15; (1 Juan 3:4).

17. En ninguna parte del Nuevo Testamento se prohibe hacer algún trabajo en Domingo.

18. Ninguna penalidad estaba provista por su violación.

19. Ninguna bendición es prometida por su observancia.

20. Ninguna reglamentación es dada sobre cómo debe observarse este día. ¿Podría esto ser así si el Señor deseara que nosotros lo guardáramos?

21. Este día nunca es llamado el Reposo Cristiano.

22. Nunca es llamado el día de Reposo en todo.

23. Nunca es llamado el día del Señor.

24. Nunca es mencionado al mismo nivel que un día de Reposo.

25. Ningún título sagrado es aplicado a este día.  ¿Entonces por qué muchos de nosotros lo llamamos santo?

26. Es simplemente llamado “el primer día de la semana.”

27. Jesús nunca mencionó este día de alguna manera -apartó el nombre de ese día tan lejos de sus labios, como el registro lo muestra.

28. La palabra Domingo no se encuentra en toda la Biblia.

29. Ninguno, Dios, Cristo ni hombres inspirados, jamás dijeron una palabra en favor del Domingo como un día santo.

30. El primer día de la semana es mencionado sólo ocho veces en el Nuevo Testamento. Mat. 28:1; Mar. 16:2, 9; Luc. 24:1; Juan 20:1, 19; Hech. 20:7; 1 Cor. 16:2.

31. Seis de estos textos se refieren al mismo primer día de la semana.

32. Pablo dirigió a  los santos a examinar sus asuntos seculares en este día. 1 Cor. 16:2.

33. En todo el Nuevo Testamento tenemos el registro de sólo una  reunión religiosa celebrada en aquel día. Hech. 20:5-12.

34. No existe una insinuación de que ellos hayan celebrado alguna vez una reunión en Domingo, antes o después de aquella.

35. No era su costumbre reunirse en aquel día.

36. No había un requerimiento para partir el pan en aquel día.

37. Tenemos un informe de sólo un caso en que esto fue hecho. Hech. 20:7.

38. Esto fue hecho en la noche -después de la media noche. Hech. 20:7-11.  Jesús celebró esto un jueves en la tarde (Luc. 22), y los discípulos algunas veces hicieron esto cada día. Hech. 2:42-46.

39. En ninguna parte la Biblia declara que el primer día de la semana conmemora la resurrección de Cristo.  Es una tradición de hombres, que hacen nula la ley de Dios. Mat. 15:1-9.  Es el bautismo el que conmemora el entierro y la resurrección de Jesús. Rom. 6:3-5.

40. Finalmente el Nuevo Testamento es totalmente silencioso con respecto a algún cambio del séptimo día como el día de Reposo de Dios o en cuanto a darle alguna santidad al Domingo -el primer día.

     Así que, después de analizar estas 100 claras evidencias bíblicas sobre este asunto, mostrando concluyentemente que el séptimo día de la semana o Sábado, es el reposo del Señor, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, ¿Cuál será nuestra responsabilidad hacia este cuarto mandamiento de la ley de Dios?
     “Porque en cierto lugar dijo así del séptimo día: Y reposó Dios de todas sus obras en el séptimo día....Por lo tanto queda aún un reposo para el pueblo de Dios. Porque el que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas.  Procuremos, pues, entrar en aquel reposo, para que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia.” Heb. 4:4, 9-11.

     “Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos.  El que dice yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él; pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él....En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos.  Pues este es el amor de Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos.” 1 Juan 2:3-5, 5:2-3.

     “Bienaventurados los que guardan sus mandamientos, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas de la ciudad (de Dios).  Mas los perros estarán fuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras, y todo aquel que ama y hace mentira.” Apoc. 22:14-15.

     “El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre.  Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala.” Ecle. 12:13-14.


 







Grupo de Estudio






¡MARANATA, CRISTO Viene Ya, SALID a Recibirle!
Mat. 25: 6; Apoc. 14: 6-13; Apoc. 18; Amós 4: 12.

Search This Blog

Loading...

El Gran Engaño

Programa: "La Voz del Evangelio Eterno" Domingos 8 am hora este USA, en este sitio

Despertar Fuerte Clamor Revelacion 18

Si usted desea donar usando su tarjeta de débito o crédito, por favor haga click en el botón "donate". Gracias.

"Doctrinad a Todas las Naciones"; y "La tierra será llena del conocimiento de Jehová, como cubren la mar las aguas." "Y temerán desde el occidente el nombre de Jehová, y desde el nacimiento del sol su gloria." Mat. 28:19; Isa. 11:9; 59:19.


click en la imagen

• Deje su saludo, pedidos de oración, testimonios personales, comentarios, o contacte con otras personas seguidoras de este sitio en el ChatButton/ShoutBox

Live video chat by Ustream
Suscribirse a Isaias8-20

Patrocinado por es.groups.yahoo.com

Followers


Siete Pilares del gran Templo de DIOS en el cielo y del fiel Remanente de DIOS (7 doctrinas distintivas). (Prov. 9: 1; Counsels for Writers [El Otro Poder] 30-31 [1889]; EUD 45, 46).

The True Church Of GOD

• Recomendamos el navegador Google Chrome 4.0

Dondequiera que los hombres descuiden el testimonio de la Biblia y se alejen de las verdades claras que sirven para probar el alma y que requieren abnegación y desprendimiento del mundo, podemos estar seguros de que Dios no dispensa allí sus bendiciones. Y al aplicar la regla que Cristo mismo dio: “Por sus frutos los conoceréis” (Mateo 7:16), resulta evidente que estos movimientos no son obra del Espíritu de Dios. Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 517, 518.







LA SEÑAL DE ENTRADA EN EL REINO DE DIOS





Cristo ha hecho del bautismo una señal de entrada en su reino espiritual. El ha hecho de esto una positiva condición con la cual deben cumplir todos los que quieren que se reconozca que están bajo la autoridad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Antes que el hombre pueda encontrar un hogar en la iglesia, antes de traspasar el umbral del reino espiritual de Dios, ha de recibir la impresión del nombre divino: "JEHOVÁ, JUSTICIA NUESTRA". (Jer. 23:6).





El bautismo es una solemne renuncia al mundo. Los que son bautizados en el triple nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, en el momento de entrar en la vida cristiana, declaran públicamente que han abandonado el servicio de Satanás, y han llegado a ser miembros de la familia real, hijos del Rey celestial. Han obedecido el mandamiento: "Salid de en medio de ellos, y apartaos. . . y no toquéis lo inmundo". Y para ellos se cumple la promesa: "Y seré a vosotros Padre, y vosotros me seréis a mí hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso" (2 Cor. 6:17,18) (Testimonies, tomo 6, pág. 91. Año 1900; o pág. 97).











Cuando los cristianos se someten al solemne rito del bautismo, el Señor registra el voto que hacen de serle fieles. Este voto es su juramento de lealtad. Son bautizados en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Así están unidos con los tres grandes poderes del cielo. SE COMPROMETEN A RENUNCIAR AL MUNDO PARA OBSERVAR LAS LEYES DEL REINO DE DIOS. POR LO TANTO, HAN DE ANDAR EN NOVEDAD DE VIDA. NO HAN DE SEGUIR MÁS LAS TRADICIONES DE LOS HOMBRES. NO HAN DE SEGUIR POR MÁS TIEMPO MÉTODOS DESHONESTOS. HAN DE OBEDECER LOS ESTATUTOS DEL REINO DE DIOS. HAN DE BUSCAR EL HONOR DE DIOS. SI SON FIELES A SU VOTO, SERÁN PROVISTOS DE GRACIA Y PODER QUE LOS HABILITARÁ PARA CUMPLIR CON TODA JUSTICIA."A TODOS LOS QUE LE RECIBIERON, LES DIO POTESTAD DE SER HECHOS HIJOS DE DIOS, A LOS QUE CREEN EN SU NOMBRE" (Carta 129, 1903).











En la parábola, las vírgenes prudentes tenían aceite en las vasijas de sus lámparas. Su luz ardió con llama viva a través de la noche de vela. Cooperaron en la iluminación efectuada en honor del esposo. Brillando en las tinieblas, contribuyeron a iluminar el camino que debía recorrer el esposo hasta el hogar de la esposa, para celebrar la fiesta de bodas.
Así los seguidores de Cristo han de verter luz sobre las tinieblas del mundo. Por medio del Espíritu Santo, la Palabra de Dios es una luz cuando llega a ser un poder transformador en la vida del que la recibe. Implantando en el corazón los principios de su Palabra, el Espíritu Santo desarrolla en los hombres los atributos de Dios. La luz de su gloria -SU CARÁCTER- ha de brillar en sus seguidores. ASÍ ellos han de glorificar a Dios, han de iluminar el camino a la casa del Esposo, a la ciudad de Dios, a la cena de bodas del Cordero.
La venida del esposo ocurrió a medianoche, es decir en la hora más oscura. De la misma manera la venida de Cristo ha de acontecer en el período más oscura de la historia de esta tierra. Los días de Noé y Lot pintan la condición del mundo precisamente antes de la venida del Hijo del hombre. Las Escrituras, al señalar este tiempo, declaran que Satanás obrará con todo poder y "con todo engaño de iniquidad".* Su forma de obrar es revelada claramente por las TINIEBLAS QUE VAN RÁPIDAMENTE EN AUMENTO, POR LA MULTITUD DE ERRORES, HEREJÍAS Y ENGAÑOS DE ESTOS ÚLTIMOS DÍAS. No solamente está Satanás cautivando al mundo, sino que sus mentiras están leudando las profesas iglesias de nuestro Señor Jesucristo. LA GRAN APOSTASÍA SE DESARROLLARÁ HASTA LLEGAR A LAS TINIEBLAS DE LA MEDIANOCHE, IMPENETRABLES COMO NEGRO SACO DE CILICIO. Para el pueblo de Dios será una noche de prueba, una noche de lloro, una noche de persecución por causa de la verdad. PERO EN MEDIO DE ESA NOCHE DE TINIEBLAS, BRILLARÁ LA LUZ DE DIOS.
El hizo que "de las tinieblas resplandeciese la luz".* Cuando "la tierra estaba desordenada y vacía, las tinieblas estaban sobre la haz del abismo", "el Espíritu de Dios se movía sobre la haz de las aguas. Y dijo Dios: Sea la luz: y fue la luz".* DE LA MISMA MANERA, EN LA NOCHE DE LAS TINIEBLAS ESPIRITUALES, ES EMITIDA LA ORDEN DIVINA: "SEA LA LUZ". EL DICE A SU PUEBLO: "LEVANTATE, RESPLANDECE, QUE HA VENIDO TU LUMBRE, Y LA GLORIA DE JEHOVÁ HA NACIDO SOBRE TÍ"*
"HE AQUÍ -dicen las Escrituras- QUE TINIEBLAS CUBRIRÁN LA TIERRA Y OSCURIDAD LOS PUEBLOS: MAS SOBRE TI NACERA JEHOVÁ, Y SOBRE TI SERÁ VISTA SU GLORIA".*
EL MUNDO ESTÁ ENVUELTO POR LAS TINIEBLAS DE LA FALSA CONCEPCIÓN DE DIOS. LOS HOMBRES ESTÁN PERDIENDO EL CONOCIMIENTO DE SU CARÁCTER, EL CUAL HA SIDO MAL ENTENDIDO Y MAL INTERPRETADO. EN ESTE TIEMPO, HA DE PROCLAMARSE UN MENSAJE DE DIOS, UN MENSAJE QUE ILUMINE CON SU INFLUENCIA Y SALVE CON SU PODER. SU CARÁCTER HA DE SER DADO A CONOCER. SOBRE LAS TINIEBLAS DEL MUNDO HA DE RESPLANDECER LA LUZ DE SU GLORIA, DE SU BONDAD, SU MISERICORDIA Y SU VERDAD.
Esta es la obra bosquejada por el profeta Isaías en las palabras: "LEVANTA FUERTEMENTE TU VOZ, ANUNCIADORA DE JERUSALÉN; LEVÁNTALA, NO TEMAS; DI A LAS CIUDADES DE JUDÁ: ¡VEIS AQUÍ EL DIOS VUESTRO! HE AQUÍ QUE EL SEÑOR JEHOVÁ VENDRÁ CON FORTALEZA, Y SU BRAZO SE ENSEÑORERARÁ: HE AQUÍ QUE SU SALARIO VIENE CON ÉL, Y SU OBRA DELANTE DE SU ROSTRO".
Aquellos que esperan la venida del Esposo han de decir al pueblo: " ¡VEIS AQUÍ EL DIOS VUESTRO!" LOS ÚLTIMOS RAYOS DE LUZ MISERICORDIOSO, EL ÚLTIMO MENSAJE DE CLEMENCIA HA DE DARSE QUE HA DE DARSE AL MUNDO, ES UNA REVELACIÓN DE SU CARÁCTER DE AMOR. Los hijos de Dios han de manifestar su gloria. En su vida y carácter han de revelar lo que la gracia de Dios ha hecho por ellos.
La luz del Sol de Justicia ha de brillar en buenas obras, en palabras de verdad y hechos de santidad.
Cristo, el resplandor de la gloria del Padre, vino al mundo como su luz. Vino a representar a Dios ante los hombres, y de él está escrito que fue ungido "de Espíritu Santo y de potencia" y "anduvo haciendo bienes". En la sinagoga de Nazaret dijo: "El Espíritu del Señor es sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres: me ha para enviado para sanar a los quebrantados de corazón; para pregonar a los cautivos libertad, y a los ciegos vista; para poner en libertad a los quebrantados: para predicar el año agradable del Señor". Esta era la obra que él recomendó a sus discípulos que hicieran. "Vosotros sois la luz del mundo", dijo él: "Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras obras buenas, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos". Esta es la obra que el profeta Isaías describe cuando dice: "¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes metas en casa; que cuando vieres al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu carne? Entonces nacerá tu luz como el alba, y tu salud se dejará ver presto; e irá tu justicia delante de ti, y la gloria de Jehová será tu retaguardia".
De esta manera, en las noches de tinieblas espirituales, la gloria de Dios ha de brillar por medio de su iglesias, al levantar ésta a los quebrantados y consolar a los dolientes.
En torno de nosotros, por todas partes se oyen los lamentos de tristeza del mundo. Por doquiera están los necesitados y afligidos. A nosotros nos toca ayudarlos a aligerar y suavizar las durezas y la miseria de la vida.
La obra práctica tendrá mucho más efecto que el mero sermonear. Hemos de dar alimento al hambriento, vestir al desnudo y proteger al que no tiene hogar. Y se nos llama a hacer más que esto. Únicamente el amor de Cristo puede satisfacer las necesidades del alma. Si Cristo habita permanentemente en nosotros, nuestros corazones estarán llenos de divina simpatía. Las fuentes selladas del amor fervoroso, semejante al de Cristo, serán abiertas.
Dios nos pide para los necesitados no sólo nuestros dones, sino un semblante alegre, palabras llenas de esperanza un bondadoso apretón de manos. Cuando Cristo sanaba a los enfermos, colocaba sus manos sobre ellos. De la misma manera debemos nosotros colocarnos en intimo contacto con aquellos a quienes tratamos de beneficiar.
Hay muchas personas que han perdido la esperanza. Devolvedles la luz del sol. Muchos han perdido su valor. Habladles alegres palabras de aliento. Orad por ellos. Hay personas que necesitan el pan de vida. Leedles de la Palabra de Dios. Muchos están afectados de una enfermedad del alma que ningún bálsamo humano puede alcanzar y que ningún médico puede curar. Orad por esas almas. Llevadlas a Jesús. Decidles que hay bálsamo en Galaad y que también hay allí Médico.
La luz es una bendición, una bendición universal que derrama sus tesoros sobre un mundo ingrato, impío, corrompido. Tal ocurre con la luz del Sol de Justicia. Toda la tierra, envuelta como está en las tinieblas del pecado, del dolor y el sufrimiento, ha de ser iluminada con el conocimiento del amor de Dios. Ninguna secta, categoría o clase de gente ha de ser privada de la luz que irradia del trono celestial.
El mensaje de esperanza y misericordia ha de ser llevado a los confines de la tierra. El que quiere, puede extender la mano y asirse del poder de Dios, y hacer paz con él, y hallará paz. Ya no deben los paganos seguir envueltos en las tinieblas de medianoche. La lobreguez ha de desaparecer ante los brillantes rayos del Sol de Justicia. El poder del infierno ha sido vencido.
Pero ningún hombre puede impartir lo que él mismo no ha recibido. En la obra de Dios, la humanidad no puede generar nada. Ningún hombre puede por su propio esfuerzo convertirse en un portaluz de Dios. Era el áureo aceite vertido por los mensajeros celestiales en los tubos de oro, para ser conducido del recipiente de oro a las lámparas del santuario, lo que producía una luz continua, brillante y resplandeciente. Es el amor de Dios continuamente transferido al hombre lo que lo capacita para impartir luz. En el corazón de todos los que están unidos a Dios por la fe, el áureo aceite del amor fluye libremente, para brillar en buenas obras, en un servicio real y sincero por Dios.
En la inconmensurable dádiva del Espíritu Santo se hallan contenidos todos los recursos del cielo. No es por causa de restricción alguna por parte de Dios por lo que las riquezas de su gracia no fluyen hacia la tierra, a los hombres. Si todos tuvieran la voluntad de recibir, todos serían llenados de su Espíritu.
Es el privilegio de toda alma ser un canal vivo por medio del cual Dios pueda comunicar al mundo los tesoros de su gracia, las inescrutables riquezas de Cristo. No hay nada que Cristo desee tanto como agentes que representen al mundo su Espíritu y carácter. No hay nada que el mundo necesite tanto como la manifestación del amor del Salvador mediante la humanidad. Todo el cielo está esperando que haya canales por medio de los cuales pueda derramarse el aceite santo para que sea un gozo y una bendición para los corazones humanos.
Cristo ha hecho toda provisión para que SU iglesia sea un cuerpo transformado, iluminado con la Luz del mundo, que posea la gloria de Emmanuel. Es su propósito que todo cristiano esté rodeado de una atmósfera espiritual de luz y paz. Desea que nosotros revelemos su propio gozo en nuestra vida.
La morada del Espíritu en nuestro corazón se revelará por la manifestación del amor celestial. La plenitud divina fluirá a través del agente humano consagrado, para ser luego transmitida a los demás.
El Sol de Justicia "en sus alas traerá salud". Así también de todo verdadero discípulo ha de emanar una influencia productora de vida, valor, utilidad y verdadera sanidad.
LA RELIGIÓN DE CRISTO SIGNIFICA MAS QUE EL PERDÓN DEL PECADO; SIGNIFICA LA EXTIRPACIÓN DE NUESTROS PECADOS Y EL HENCHIMIENTO DEL VACÍO CON LAS GRACIAS DEL ESPÍRITU SANTO. Significa iluminación divina, regocijo en Dios, Significa un corazón despojado del yo y bendecido con la presencia permanente de Cristo. Cuando Cristo reina en el alma, hay pureza, libertad del pecado. Se cumple en la vida la gloria, la plenitud, la totalidad del plan evangélico. La aceptación del Salvador produce un resplandor de perfecta paz, y amor perfecto, de perfecta seguridad. La belleza y fragancia del carácter de Cristo, reveladas en la vida, testifican de que Dios ha enviado ciertamente a su Hijo al mundo, para ser su Salvador.
CRISTO NO PIDE QUE SUS SEGUIDORES LUCHEN POR BRILLAR. EL DICE: DEJAD QUE BRILLE VUESTRA LUZ. Si habéis recibido la gracia de Dios, la luz está en vosotros. Quitad los impedimentos, y la gloria del Señor se revelará. La luz brillará, para penetrar y disipar las tinieblas. No podéis dejar de brillar en vuestra esfera de influencia.
La revelación de su propia gloria en la forma humana, acercará tanto el cielo a los hombres que la belleza que adorne el templo interior se verá en toda alma en quien more el Salvador. Los hombres serán cautivados por la gloria de un Cristo que mora en el corazón. Y en corrientes de alabanza y acción de gracias procedentes de muchas almas así ganadas para Dios, la gloria refluirá al gran Dador.
"Levántate, resplandece; que ha venido tu lumbre, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti". Este mensaje se da a aquellos que salen al encuentro del Esposo. Cristo viene con poder y grande gloria. Viene con su propia gloria y con la gloria del Padre. Viene con todos los santos ángeles. Mientras todo el mundo esté sumido en tinieblas, habrá luz en toda morada de los santos. Ellos percibirán la primera luz de su segunda venida. La luz no empañada brillará del esplendor de Cristo el Redentor, y él será admirado por todos los que le han servido. Mientras los impíos huyan de su presencia, los seguidores de Cristo se regocijarán. El patriarca Job, mirando hacia adelante, al tiempo del segundo advenimiento de Cristo, dijo: "Al cual yo tengo de ver por mí mismo, y mis ojos le mirarán; y ya no como a un extraño". Cristo ha sido un compañero diario y un amigo familiar para sus fieles seguidores. Estos han vivido en contacto íntimo, en constante comunión con Dios. Sobre ellos ha nacido la gloria del Señor. En ellos se ha reflejado la luz del conocimiento de la gloria de Dios . en la faz de Jesucristo. Ahora se regocijan en los rayos no empañados de la refulgencia y gloria del Rey en su majestad. Están preparados para la comunión del cielo; pues tienen el cielo en sus corazones.
Con cabezas levantadas, con los alegres rayos del Sol de Justicia brillando sobre ellos, regocijándose porque su redención se acerca, salen al encuentro del Esposo, diciendo: "HE AQUÍ ÉSTE ES NUESTRO DIOS, LE HEMOS ESPERADO, Y NOS SALVARÁ".
"Y oí como la voz de una grande compañía, y como el ruido de muchas aguas, y como la voz de grandes truenos, que decía: Aleluya: porque reinó el Señor nuestro Todopoderoso. Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque son venidas las bodas del Cordero, y su esposa se ha aparejado... Y él me dice: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena del Cordero". El "es el Señor de los señores, y el Rey de los reyes: y los que están con él son llamados, y elegidos, y fieles".












DIOS SALVARÁ AL REMANENTE FIEL











"Pregunto: ¿Ha desechado Dios a su pueblo? ¡De ninguna manera! Porque también yo soy israelita, descendiente de Abrahán, de la tribu de Benjamín.







Dios no ha desechado a su pueblo, a quien de antemano conoció. ¿No sabéis qué dice de Elías la Escritura, cómo se queja ante Dios contra Israel?:







'Señor, han dado muerte a tus profetas, han destruido tus altares, yo solo he quedado, y procuran matarme'.







Y, ¿cuál fue la divina respuesta? 'ME HE RESERVADO SIETE MIL HOMBRES, QUE NO HAN DOBLADO LA RODILLA ANTE BAAL'.







ASÍ TAMBIÉN, EN ESTE TIEMPO HA QUEDADO UN REMANENTE ELEGIDO POR GRACIA.







Y si es por gracia, ya no es en base a las obras. Si fuera por obras, la gracia ya no sería gracia.







¿QUÉ PUES? ISRAEL NO ALCANZÓ LO QUE BUSCABA, SINO QUE LOS ELEGIDOS LO ALCANZARON; Y LOS DEMÁS FUERON ENDURECIDOS.







Como está escrito: 'Dios les dio espíritu de sopor, ojos que no vean, y oídos que no oigan, hasta el día de hoy'.







Y David dice: 'Sea vuelta su mesa en lazo y en red, en tropiezo y merecido pago.







'Sus ojos sean obscurecidos para que no vean, y agóbiales la espalda para siempre'. Rom. 11: 1-10.







Abundan la habladuría, el fariseísmo y la vanagloria; pero estos jamás ganarán almas para Cristo. El amor puro, santificado, tal como se manifestó en la vida de Cristo, es como un perfume sagrado; como el perfume del aceite aromático derramado por María Magdalena, llena toda la habitación con fragancia. La elocuencia, el conocimiento, la verdad y los talentos inusuales, mezclados con amor, son todos dones preciosos. Pero ni la habilidad ni los talentos mejor seleccionados pueden por ellos solos ocupar el lugar del amor.
Este amor debe ser manifestado por los obreros del Señor. El amor por Dios y por quienes Cristo ha muerto, hará una obra que escasamente comprendemos. Quienes no aprecian ni cultivan este amor, no pueden ser misioneros de éxito. 6TI 90. 4, 5.







Dondequiera que los hombres descuiden el testimonio de la Biblia y se alejen de las verdades claras que sirven para probar el alma y que requieren abnegación y desprendimiento del mundo, podemos estar seguros de que Dios no dispensa allí sus bendiciones. Y al aplicar la regla que Cristo mismo dio: “Por sus frutos los conoceréis” (Mateo 7:16), resulta evidente que estos movimientos no son obra del Espíritu de Dios. Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 517, 518.

Last Message of Mercy Despertar Fuerte Clamor Rv18

Last Message of Mercy Despertar Fuerte Clamor Rv18
Paltalk - Grupo Chat Video Conferencias [Room Group]