King James Bible

There was an error in this gadget

• EL CAMINO A CRISTO

01 El Amor De Dios Por La Humanidad 02 La Mas Urgente Necesidad Del Hombre
Frente cristiano de resistencia al movimiento ecuménico del adversario ~ sitios no ecuménicos

Blog's TRUTH PROVIDED ~ REMNANT Of GOD

Truth Provided Philippines

Truth Provided Newsletter USA

Truth Provided: SDR Philippines

Twitter / MercyClamor

There was an error in this gadget

• HAY QUE DESPERTAR A LA GENTE

Estando en Loma Linda, California, el 16 de Abril de 1906, pasó delante de mi una de las más asombrosas escenas. En una visión de la noche, yo estaba sobre una altura desde donde veía las casas sacudirse como el viento sacude los juncos. Los edificios, grandes y pequeños, se derrumbaban. Los sitios de recreo, los teatros, hoteles y palacios suntuosos eran conmovidos y derribados. Muchas vidas eran destruidas y los lamentos de los heridos y aterrorizados llenaban el espacio.

Los ángeles destructores, enviados por Dios, estaban obrando. Un simple toque, y los edificios construidos tan sólidamente que los hombres los tenían por resguardados de todo peligro quedaban reducidos a un montón de escombros. Ninguna seguridad había en parte alguna. Personalmente, no me sentía en peligro, pero no puedo describir las escenas terribles que se desarrollaron ante mi vista. Era como si la paciencia de Dios se hubiese agotado y hubiese llegado el día del juicio.

Entonces el ángel que estaba a mi lado me dijo que muy pocas personas se dan cuenta de la maldad que reina en el mundo hoy, especialmente en las ciudades grandes. Declaró que el Señor ha fijado un tiempo cuando su ira castigará a los transgresores por su persistente menoscabo de su ley.

Aunque terrible, la escena que pasó ante mis ojos no me hizo tanta impresión como las instrucciones que recibí en esa ocasión. El ángel que estaba a mi lado declaró que la soberanía de Dios, el carácter sagrado de su ley, deben ser manifestados a los que rehúsan obstinadamente obedecer al Rey de reyes. Los que prefieran quedar infieles habrán de ser heridos por los juicios misericordiosos, a fin de que, si posible fuere, lleguen a percatarse de la culpabilidad de su conducta".


Visión de una Terrible Destrucción

En la mañana del viernes pasado, justamente antes de despertar, se me presentó una escena sumamente impresionante. Tuve la sensación de que despertaba del sueño en un lugar que no era mi casa. Desde las ventanas veía una terrible conflagración. Grandes bolas de fuego caían sobre las casas, y de ellas salían dardos encendidos que volaban en todas direcciones. Era imposible apagar los incendios que se producían, y muchos lugares estaban siendo destruidos. El terror de la gente era indescriptible. Desperté después de cierto tiempo y descubrí que estaba en mi hogar".


Las Ciudades Populosas Serán Barridas

En todas partes hay hombres que deberían ocuparse en el ministerio activo y dar el último mensaje de amonestación a un mundo caído. Aún no se ha ralizado la obra que desde hace mucho tiempo ha debido llevarse a cabo para ganar almas para Cristo. Se ha descuidado cruelmente a los habitantes de las ciudades impías que dentro de tan poco tiempo serán visitadas por calamidades. Falta poco para que las grandes cuidades sean barridas, de manera que todos deben ser amonestados acerca de la inminencia de estas calamidades. ¿Pero quién pone en el cumplimiento de esta obra el celo sincero que Dios requiere?

Actualmente no se realiza ni la milésima parte de lo que debería efectuarse en la tarea de trabajar en las ciudades, y de lo que se haría si los hombres y las mujeres cumplieran cabalmente con su deber".


Destrucción de Millares de Ciudades

Ojalá que el pueblo de Dios tuviera una noción de la destrucción inminente de millares de ciudades, ahora casi entregadas a la idolatría!".


Apresurad la Obra

Mientras considero las condiciones reinantes en las ciudades, que tan manifiestamente se hallan bajo el poder de Satanás, me hago la pregunta: ¿Cuál será el fin de estas cosas? La maldad en muchas ciudades está creciendo. El crimen y la iniquidad dominan por doquiera. Nuevas especies de idolatría se introducen continuamente en la sociedad. En toda nación, la mente de los hombres es atraída por la invención de alguna cosa nueva. La temeridad en los hechos y la confusión de los pensamientos aumentan en todas partes. Ciertamente las ciudades de la tierra están llegando a ser como Sodoma y Gomorra.

Como pueblo, necesitamos acelerar la obra en las ciudades, que ha sido obstaculizada por la falta de obreros, medios y espíritu de consagración. En este tiempo, el pueblo de Dios necesita volver el corazón plenamente a Él, pues el fin de todas las cosas está cerca. Necesitan humillar sus mentes, y estar atentos a la voluntad del Señor, trabajando con fervoroso deseo, en aquello que Dios ha mostrado que debe ser hecho, a fin de amonestar a las ciudades con respecto a su ruina inminente".El Evangelismo: 25-26

CONTENDING FOR THE FAITH WHICH WAS ONCE DELIVERED UNTO THE SAINTS. ~ CONTENDIENDO POR LA FE QUE FUE UNA VEZ DADA Á LOS SANTOS. JUDAS 1: 3.

BIBLIA Y ESPIRITU DE PROFECIA

↑ Grab this Headline Animator

• EL AMOR DE DIOS POR TI Y POR MI

Posted by CLAMOR Del TERCER ANGEL Monday, January 04, 2010






EL AMOR DE DIOS POR  TI  Y  POR  MI


     La naturaleza y la revelación a una dan testimonio del amor de Dios.  Nuestro Padre celestial es la fuente de vida, de sabiduría y de gozo.  Mirad las maravillas y bellezas de la naturaleza.  Pensad en su prodigiosa adaptación a las necesidades y a la felicidad, no solamente del hombre, sino de todas las criaturas vivientes.  El sol y la lluvia que alegran y refrescan la tierra;  los montes, los mares y los valles, todos nos hablan del amor del  Creador.  Dios es el que suple las necesidades diarias de todas sus criaturas.  Ya el salmista lo dijo en las bellas palabras siguientes:  “Los ojos de todos miran a ti, y tú les das su alimento a su tiempo.  Abres tu mano, y satisfaces el deseo de todo ser viviente.”  Salmos 145: 15, 16.


     Dios hizo al hombre perfectamente santo y feliz;  y la hermosa tierra no tenía, al salir de la mano del Creador, mancha de decadencia, ni sombra de maldición.  La transgresión de la ley de Dios, de la ley del amor, es lo que ha traído consigo dolor y muerte.  Sin embargo, en medio del sufrimiento que resulta del pecado se manifiesta el amor de Dios.  Está escrito que Dios maldijo la tierra por causa del hombre  (Génesis 3:17).  Los cardos y espinas -las dificultades y pruebas que hacen de su vida una vida de afán y cuidado- le fueron asignados para su bien, como parte de la preparación necesaria, según el plan de Dios, para su elevación de la ruina y degradación que el pecado había causado.  El mundo, aunque caído, no es todo tristeza y miseria.  En la naturaleza misma hay mensajes de esperanza y consuelo.  Hay flores en los cardos y las espinas están cubiertas de rosas.

     “Dios es amor”,  está escrito en cada capullo de flor que se abre, en cada tallo de la naciente hierba.  Los hermosos pájaros que llenan el aire de melodías con sus preciosos cantos, las flores exquisitamente matizadas que en su perfección perfuman el aire, los elevados árboles del bosque con su rico follaje de viviente verdor, todos dan testimonio del tierno y paternal cuidado de nuestro Dios y de su deseo de hacer felices a sus hijos.

       La Palabra de Dios revela su carácter.  El mismo ha declarado su infinito amor y piedad.  Cuando Moisés dijo:  “Ruégote me permitas ver tu gloria”,  Jehová respondió:  “Yo haré que pase toda mi benignidad ante tu vista”  Exodo 33: 18, 19.   Tal es su gloria.  Jehová pasó delante de Moisés y clamó:  “Jehová, Jehová, Dios compasivo y clemente, lento en iras y grande en misericordia y en fidelidad;  que usa de misericordia hasta la milésima generación;  que perdona la iniquidad, la transgresión y el pecado”   Exodo 34: 6, 7.  “Lento en iras y grande en misericordia”  Jonás 4: 2.  “Porque se deleita en la misericordia”  Miqueas 7:18.  


Dios  Nos  Ha  Rodeado  Con  Las  Prendas  De  Su  Amor


     Dios ha unido nuestros corazones a El con pruebas innumerables en los cielos y en la tierra.  Mediante las cosas de la naturaleza y los más profundos y tiernos lazos que el corazón humano pueda conocer en la tierra, ha procurado revelársenos.  Con todo, estas cosas sólo representan imperfectamente su amor.  Aunque se habían dado todas estas pruebas evidentes, el enemigo del bien cegó el entendimiento de los hombres, para que éstos mirasen a Dios con temor,  para que lo considerasen severo e implacable.  Satanás indujo a los hombres a concebir a Dios como un ser cuyo principal atributo es una justicia inexorable, como un juez severo, un duro, estricto acreedor.  Pintó al Creador como un ser que está velando con ojo celoso por discernir los errores y faltas de los hombres, para visitarlos con juicio.  Por esto vino Jesús a vivir entre los hombres,  para disipar esa densa sombra, revelando al mundo el amor infinito de Dios.

     El Hijo de Dios descendió del cielo para manifestar al Padre.  “A Dios nadie jamás le ha visto:  El Hijo Unigénito, que está en el seno del Padre, El le ha dado a conocer”  Juan 1: 18.  “Ni al Padre conoce nadie,  sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quisiere revelar”  Mateo 11:27.  Cuando uno de sus discípulos le dijo:  “Muéstranos al Padre”, Jesús respondió:  “Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, ¿y todavía no  me conoces, Felipe?   El que me ha visto a mí, ha visto al Padre:  ¿Cómo pues dices tú:  Muéstranos al Padre?”  Juan 14: 8, 9.


      Jesús dijo, describiendo su misión terrenal:  Jehová  “me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres;  me ha enviado para proclamar libertad a los cautivos, y a los ciegos recobro de la vista;  para poner en libertad a los oprimidos”  Lucas 4: 18.  Esta era su obra.  Pasó haciendo bien y sanando a todos los oprimidos de Satanás.  Había aldeas enteras donde no se oía un gemido de dolor en casa alguna, porque El había pasado por ellas y sanado a todos sus enfermos.  Su obra demostraba su divina unción.  En cada acto de su vida revelaba amor, misericordia y compasión;  su corazón rebosaba de tierna simpatía por los hijos de los hombres.  Tomó la naturaleza del hombre para poder simpatizar con sus necesidades.  Los más pobres y humildes no tenían temor de allegársele.  Aún los niñitos se sentían atraídos hacia El.  Les gustaba subir a sus rodillas y contemplar ese rostro pensativo, que irradiaba benignidad y amor.

     Jesús no suprimió una palabra de verdad,  sino que profirió siempre la verdad con amor.  Hablaba con el mayor tacto, cuidado  y  misericordiosa atención, en su trato con las gentes. Nunca fue áspero, nunca habló una palabra severa innecesariamente, nunca dio a un alma sensible una pena innecesaria.  No censuraba la debilidad humana.  Hablaba la verdad,  pero siempre con amor.  Denunciaba la hipocresía, la incredulidad y la iniquidad;  pero las lágrimas velaban su voz cuando profería sus fuertes reprensiones.  Lloró sobre Jerusalén, la ciudad amada que rehusó recibirlo,  a El, el Camino, la Verdad y la Vida.  Habían rechazado al Salvador,  mas El los consideraba con piadosa ternura.  La suya fue una vida de abnegación y verdadera solicitud por los demás.  Toda alma era preciosa a sus ojos.  A la vez que siempre  llevaba consigo la dignidad divina, se inclinaba con la mas tierna consideración hacia cada uno de los miembros de la familia de Dios.  En todos los hombres veía almas caídas a quienes era su misión salvar.


Jesús - Una  Revelación  Del  Amor  Del  Padre


     Tal es el carácter de Cristo como se revela en su vida.  Este es el carácter de Dios.  Del corazón del Padre es de donde manan los ríos de compasión divina,  manifestada en Cristo para todos los hijos de los hombres.  Jesús, el tierno y piadoso Salvador, era Dios,  “manifestado en la carne”  1 Timoteo 3: 16.   

     Jesús vivió, sufrió y murió para redimirnos.   El se hizo  “Varón de dolores” para que nosotros fuésemos hechos participantes del gozo eterno.  Dios permitió que su Hijo Amado, lleno de gracia  y de  verdad, viniese de un mundo de indescriptible gloria, a un mundo corrompido y manchado por el pecado, oscurecido con la sombra de la muerte y la maldición.  Permitió que dejase el seno de su amor, la adoración de los ángeles, para sufrir vergüenza, insulto, humillación, odio y muerte.  “El castigo de nuestra paz cayó sobre El, y por sus llagas nosotros sanamos”  Isaías 53: 5.  ¡Miradlo en el desierto, en el Getsemaní, sobre la cruz!  El Hijo inmaculado de Dios tomó sobre sí la carga del pecado.  El que había sido uno con Dios, sintió en su alma la terrible separación que hace el pecado entre Dios y el hombre.  Esto arrancó de sus labios el angustioso clamor:  “¡Dios mío!  ¡Dios mío!  ¿Por qué me has desamparado?”  Mateo 27: 46.  La carga del pecado, el conocimiento de su terrible enormidad y de la separación que causa entre el alma y Dios, quebrantó el corazón del Hijo de Dios.

     Pero este gran sacrificio no fue hecho a fin de crear amor en el corazón del Padre para con el hombre, ni para moverlo a salvar.  ¡No, no!  “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo Unigénito”  Juan 3: 16.  No es que el Padre nos ame por causa de la gran propiciación, sino que proveyó la propiciación porque nos ama.  Cristo fue el medio por el cual El pudo derramar su amor infinito sobre un mundo caído.  “Dios estaba en Cristo, reconciliando consigo mismo al mundo”  2 Corintios 5: 19.  Dios sufrió con su Hijo.  En la agonía del Getsemaní, en la muerte del Calvario,  el corazón del Amor  Infinito pagó el precio de nuestra redención.

     Jesús decía:  “Por esto el Padre me ama,  por cuanto yo pongo mi vida para volverla a tomar”  Juan 10: 17.   Es decir:  “De tal manera os amaba mi Padre, que aún me ama más porque he dado mi vida para redimiros.  Por haberme hecho vuestro Sustituto y Fianza, por haber entregado mi vida y tomado vuestras responsabilidades, vuestras transgresiones, soy más caro a mi Padre;  por mi sacrificio, Dios puede ser justo y, sin embargo, el justificador del que cree en Jesús.


Solo  Jesús  Puede  Revelar  Plenamente  El  Amor  de  Dios


     Nadie sino el Hijo de Dios podía efectuar nuestra redención;  porque sólo El, que estaba en el seno del Padre podía darlo a conocer.  Sólo El,  que conocía la altura y la profundidad del amor de Dios, podía manifestarlo.  Nada menos que el infinito sacrificio hecho por Cristo a favor del hombre caído podía expresar el amor del Padre hacia la perdida humanidad.  

     “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo Unigénito.”  Lo dio no solamente para que viviese entre los hombres, no sólo para que llevase los pecados de ellos y muriese como su sacrificio;  lo dio a la raza caída.  Cristo debía identificarse con los intereses y necesidades de la humanidad.  El que era uno con Dios se ha unido con los hijos de los hombres con lazos que jamás serán quebrantados.  Jesús  “no se avergüenza de llamarlos hermanos”  Hebreos 2: 11.  Es nuestro Sacrificio, nuestro Abogado, nuestro Hermano, lleva nuestra forma humana delante del trono del Padre, y por las edades eternas será uno con la raza que ha redimido:  Es el Hijo del hombre.  Y todo esto para que el hombre fuese levantado de la ruina y degradación del pecado, para que reflejase el amor de Dios y participase del gozo de la santidad.

     El precio pagado por nuestra redención,  el sacrificio infinito que hizo nuestro Padre Celestial al entregar a su Hijo para que muriese por nosotros, debe darnos un concepto elevado de lo que podemos ser hechos por Cristo.  Al considerar el inspirado apóstol Juan  “la altura”,  “la profundidad”  y  “la anchura”  del amor del Padre hacia la raza que perecía, se llena de alabanzas y reverencia, y no pudiendo encontrar lenguaje conveniente en qué expresar la grandeza y ternura de este amor, exhorta al mundo a contemplarlo.  “¡Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, que seamos llamados hijos de Dios!”  1 Juan 3:1.   ¡Qué valioso hace esto al hombre!  


     Por la transgresión, los hijos del hombre se hacen súbditos de Satanás.  Por la fe en el sacrificio reconciliador de Cristo, los hijos de Adán pueden ser hechos hijos de Dios.  Al revestirse de la naturaleza humana, Cristo eleva a la humanidad.   Los hombres caídos son colocados donde pueden, por la relación con Cristo,  llegar a ser en verdad dignos del nombre de  “hijos de Dios.”

     Tal amor es incomparable.  ¡Hijos del Rey celestial!  ¡Promesa preciosa!  ¡Tema para la más profunda meditación!  ¡El incomparable amor de Dios para un mundo que no lo amaba!  Este pensamiento tiene un poder subyugador y cautiva el entendimiento  a la voluntad de Dios.  Cuanto más estudiamos el carácter divino a la luz de la cruz, más vemos la misericordia,  la ternura y el perdón unidos a la equidad y la justicia, y más claramente discernimos pruebas innumerables de un amor infinito y de una tierna  piedad que sobrepuja la ardiente simpatía y los anhelosos sentimientos de la madre para con su hijo extraviado.

     El Padre ha revelado claramente un amor eterno por ti y por mí  (vea Jeremías 31:3).  ¿No abriremos nuestros corazones para responder a este maravilloso amor?  Al dar nuestros corazones a Jesús podremos escapar de la eterna destrucción  (vea 2 Tesalonicenses 1: 8), y a través de El obtener vida eterna  (vea Juan  4:14,  6:27,  12:50).  Entonces, podremos levantar nuestras  voces eternas en alabanza y adoración al Dios eterno  (Salmos 106: 48)  y al rey eterno  (Salmos 2: 2, 6-7; 29:10;  Juan 1:49) con eterno gozo  (Isaías 35:10,  51:11)  cuando entremos a través de las puertas eternas  (Salmos 24: 7-10) en el Reino eterno  (Salmos 145: 13;  Daniel 4:3, 7:27; 2 Pedro 1:11) para caminar por siempre con nuestro Dios y Salvador en la eterna luz del cielo  (Apocalipsis 21: 23-25;  Isaías 60: 19-20).








                                                             


Grupo de Estudio










¡MARANATA, CRISTO Viene Ya, SALID a Recibirle!

Mat. 25: 6; Apoc. 14; 18; Amós 4: 12.



0 comments

Search This Blog

Loading...

El Gran Engaño

Programa: "La Voz del Evangelio Eterno" Domingos 8 am hora este USA, en este sitio

Despertar Fuerte Clamor Revelacion 18

Si usted desea donar usando su tarjeta de débito o crédito, por favor haga click en el botón "donate". Gracias.

"Doctrinad a Todas las Naciones"; y "La tierra será llena del conocimiento de Jehová, como cubren la mar las aguas." "Y temerán desde el occidente el nombre de Jehová, y desde el nacimiento del sol su gloria." Mat. 28:19; Isa. 11:9; 59:19.


click en la imagen

• Deje su saludo, pedidos de oración, testimonios personales, comentarios, o contacte con otras personas seguidoras de este sitio en el ChatButton/ShoutBox

Live video chat by Ustream
Suscribirse a Isaias8-20

Patrocinado por es.groups.yahoo.com

Followers


Siete Pilares del gran Templo de DIOS en el cielo y del fiel Remanente de DIOS (7 doctrinas distintivas). (Prov. 9: 1; Counsels for Writers [El Otro Poder] 30-31 [1889]; EUD 45, 46).

The True Church Of GOD

• Recomendamos el navegador Google Chrome 4.0

Dondequiera que los hombres descuiden el testimonio de la Biblia y se alejen de las verdades claras que sirven para probar el alma y que requieren abnegación y desprendimiento del mundo, podemos estar seguros de que Dios no dispensa allí sus bendiciones. Y al aplicar la regla que Cristo mismo dio: “Por sus frutos los conoceréis” (Mateo 7:16), resulta evidente que estos movimientos no son obra del Espíritu de Dios. Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 517, 518.







LA SEÑAL DE ENTRADA EN EL REINO DE DIOS





Cristo ha hecho del bautismo una señal de entrada en su reino espiritual. El ha hecho de esto una positiva condición con la cual deben cumplir todos los que quieren que se reconozca que están bajo la autoridad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Antes que el hombre pueda encontrar un hogar en la iglesia, antes de traspasar el umbral del reino espiritual de Dios, ha de recibir la impresión del nombre divino: "JEHOVÁ, JUSTICIA NUESTRA". (Jer. 23:6).





El bautismo es una solemne renuncia al mundo. Los que son bautizados en el triple nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, en el momento de entrar en la vida cristiana, declaran públicamente que han abandonado el servicio de Satanás, y han llegado a ser miembros de la familia real, hijos del Rey celestial. Han obedecido el mandamiento: "Salid de en medio de ellos, y apartaos. . . y no toquéis lo inmundo". Y para ellos se cumple la promesa: "Y seré a vosotros Padre, y vosotros me seréis a mí hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso" (2 Cor. 6:17,18) (Testimonies, tomo 6, pág. 91. Año 1900; o pág. 97).











Cuando los cristianos se someten al solemne rito del bautismo, el Señor registra el voto que hacen de serle fieles. Este voto es su juramento de lealtad. Son bautizados en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Así están unidos con los tres grandes poderes del cielo. SE COMPROMETEN A RENUNCIAR AL MUNDO PARA OBSERVAR LAS LEYES DEL REINO DE DIOS. POR LO TANTO, HAN DE ANDAR EN NOVEDAD DE VIDA. NO HAN DE SEGUIR MÁS LAS TRADICIONES DE LOS HOMBRES. NO HAN DE SEGUIR POR MÁS TIEMPO MÉTODOS DESHONESTOS. HAN DE OBEDECER LOS ESTATUTOS DEL REINO DE DIOS. HAN DE BUSCAR EL HONOR DE DIOS. SI SON FIELES A SU VOTO, SERÁN PROVISTOS DE GRACIA Y PODER QUE LOS HABILITARÁ PARA CUMPLIR CON TODA JUSTICIA."A TODOS LOS QUE LE RECIBIERON, LES DIO POTESTAD DE SER HECHOS HIJOS DE DIOS, A LOS QUE CREEN EN SU NOMBRE" (Carta 129, 1903).











En la parábola, las vírgenes prudentes tenían aceite en las vasijas de sus lámparas. Su luz ardió con llama viva a través de la noche de vela. Cooperaron en la iluminación efectuada en honor del esposo. Brillando en las tinieblas, contribuyeron a iluminar el camino que debía recorrer el esposo hasta el hogar de la esposa, para celebrar la fiesta de bodas.
Así los seguidores de Cristo han de verter luz sobre las tinieblas del mundo. Por medio del Espíritu Santo, la Palabra de Dios es una luz cuando llega a ser un poder transformador en la vida del que la recibe. Implantando en el corazón los principios de su Palabra, el Espíritu Santo desarrolla en los hombres los atributos de Dios. La luz de su gloria -SU CARÁCTER- ha de brillar en sus seguidores. ASÍ ellos han de glorificar a Dios, han de iluminar el camino a la casa del Esposo, a la ciudad de Dios, a la cena de bodas del Cordero.
La venida del esposo ocurrió a medianoche, es decir en la hora más oscura. De la misma manera la venida de Cristo ha de acontecer en el período más oscura de la historia de esta tierra. Los días de Noé y Lot pintan la condición del mundo precisamente antes de la venida del Hijo del hombre. Las Escrituras, al señalar este tiempo, declaran que Satanás obrará con todo poder y "con todo engaño de iniquidad".* Su forma de obrar es revelada claramente por las TINIEBLAS QUE VAN RÁPIDAMENTE EN AUMENTO, POR LA MULTITUD DE ERRORES, HEREJÍAS Y ENGAÑOS DE ESTOS ÚLTIMOS DÍAS. No solamente está Satanás cautivando al mundo, sino que sus mentiras están leudando las profesas iglesias de nuestro Señor Jesucristo. LA GRAN APOSTASÍA SE DESARROLLARÁ HASTA LLEGAR A LAS TINIEBLAS DE LA MEDIANOCHE, IMPENETRABLES COMO NEGRO SACO DE CILICIO. Para el pueblo de Dios será una noche de prueba, una noche de lloro, una noche de persecución por causa de la verdad. PERO EN MEDIO DE ESA NOCHE DE TINIEBLAS, BRILLARÁ LA LUZ DE DIOS.
El hizo que "de las tinieblas resplandeciese la luz".* Cuando "la tierra estaba desordenada y vacía, las tinieblas estaban sobre la haz del abismo", "el Espíritu de Dios se movía sobre la haz de las aguas. Y dijo Dios: Sea la luz: y fue la luz".* DE LA MISMA MANERA, EN LA NOCHE DE LAS TINIEBLAS ESPIRITUALES, ES EMITIDA LA ORDEN DIVINA: "SEA LA LUZ". EL DICE A SU PUEBLO: "LEVANTATE, RESPLANDECE, QUE HA VENIDO TU LUMBRE, Y LA GLORIA DE JEHOVÁ HA NACIDO SOBRE TÍ"*
"HE AQUÍ -dicen las Escrituras- QUE TINIEBLAS CUBRIRÁN LA TIERRA Y OSCURIDAD LOS PUEBLOS: MAS SOBRE TI NACERA JEHOVÁ, Y SOBRE TI SERÁ VISTA SU GLORIA".*
EL MUNDO ESTÁ ENVUELTO POR LAS TINIEBLAS DE LA FALSA CONCEPCIÓN DE DIOS. LOS HOMBRES ESTÁN PERDIENDO EL CONOCIMIENTO DE SU CARÁCTER, EL CUAL HA SIDO MAL ENTENDIDO Y MAL INTERPRETADO. EN ESTE TIEMPO, HA DE PROCLAMARSE UN MENSAJE DE DIOS, UN MENSAJE QUE ILUMINE CON SU INFLUENCIA Y SALVE CON SU PODER. SU CARÁCTER HA DE SER DADO A CONOCER. SOBRE LAS TINIEBLAS DEL MUNDO HA DE RESPLANDECER LA LUZ DE SU GLORIA, DE SU BONDAD, SU MISERICORDIA Y SU VERDAD.
Esta es la obra bosquejada por el profeta Isaías en las palabras: "LEVANTA FUERTEMENTE TU VOZ, ANUNCIADORA DE JERUSALÉN; LEVÁNTALA, NO TEMAS; DI A LAS CIUDADES DE JUDÁ: ¡VEIS AQUÍ EL DIOS VUESTRO! HE AQUÍ QUE EL SEÑOR JEHOVÁ VENDRÁ CON FORTALEZA, Y SU BRAZO SE ENSEÑORERARÁ: HE AQUÍ QUE SU SALARIO VIENE CON ÉL, Y SU OBRA DELANTE DE SU ROSTRO".
Aquellos que esperan la venida del Esposo han de decir al pueblo: " ¡VEIS AQUÍ EL DIOS VUESTRO!" LOS ÚLTIMOS RAYOS DE LUZ MISERICORDIOSO, EL ÚLTIMO MENSAJE DE CLEMENCIA HA DE DARSE QUE HA DE DARSE AL MUNDO, ES UNA REVELACIÓN DE SU CARÁCTER DE AMOR. Los hijos de Dios han de manifestar su gloria. En su vida y carácter han de revelar lo que la gracia de Dios ha hecho por ellos.
La luz del Sol de Justicia ha de brillar en buenas obras, en palabras de verdad y hechos de santidad.
Cristo, el resplandor de la gloria del Padre, vino al mundo como su luz. Vino a representar a Dios ante los hombres, y de él está escrito que fue ungido "de Espíritu Santo y de potencia" y "anduvo haciendo bienes". En la sinagoga de Nazaret dijo: "El Espíritu del Señor es sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres: me ha para enviado para sanar a los quebrantados de corazón; para pregonar a los cautivos libertad, y a los ciegos vista; para poner en libertad a los quebrantados: para predicar el año agradable del Señor". Esta era la obra que él recomendó a sus discípulos que hicieran. "Vosotros sois la luz del mundo", dijo él: "Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras obras buenas, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos". Esta es la obra que el profeta Isaías describe cuando dice: "¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes metas en casa; que cuando vieres al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu carne? Entonces nacerá tu luz como el alba, y tu salud se dejará ver presto; e irá tu justicia delante de ti, y la gloria de Jehová será tu retaguardia".
De esta manera, en las noches de tinieblas espirituales, la gloria de Dios ha de brillar por medio de su iglesias, al levantar ésta a los quebrantados y consolar a los dolientes.
En torno de nosotros, por todas partes se oyen los lamentos de tristeza del mundo. Por doquiera están los necesitados y afligidos. A nosotros nos toca ayudarlos a aligerar y suavizar las durezas y la miseria de la vida.
La obra práctica tendrá mucho más efecto que el mero sermonear. Hemos de dar alimento al hambriento, vestir al desnudo y proteger al que no tiene hogar. Y se nos llama a hacer más que esto. Únicamente el amor de Cristo puede satisfacer las necesidades del alma. Si Cristo habita permanentemente en nosotros, nuestros corazones estarán llenos de divina simpatía. Las fuentes selladas del amor fervoroso, semejante al de Cristo, serán abiertas.
Dios nos pide para los necesitados no sólo nuestros dones, sino un semblante alegre, palabras llenas de esperanza un bondadoso apretón de manos. Cuando Cristo sanaba a los enfermos, colocaba sus manos sobre ellos. De la misma manera debemos nosotros colocarnos en intimo contacto con aquellos a quienes tratamos de beneficiar.
Hay muchas personas que han perdido la esperanza. Devolvedles la luz del sol. Muchos han perdido su valor. Habladles alegres palabras de aliento. Orad por ellos. Hay personas que necesitan el pan de vida. Leedles de la Palabra de Dios. Muchos están afectados de una enfermedad del alma que ningún bálsamo humano puede alcanzar y que ningún médico puede curar. Orad por esas almas. Llevadlas a Jesús. Decidles que hay bálsamo en Galaad y que también hay allí Médico.
La luz es una bendición, una bendición universal que derrama sus tesoros sobre un mundo ingrato, impío, corrompido. Tal ocurre con la luz del Sol de Justicia. Toda la tierra, envuelta como está en las tinieblas del pecado, del dolor y el sufrimiento, ha de ser iluminada con el conocimiento del amor de Dios. Ninguna secta, categoría o clase de gente ha de ser privada de la luz que irradia del trono celestial.
El mensaje de esperanza y misericordia ha de ser llevado a los confines de la tierra. El que quiere, puede extender la mano y asirse del poder de Dios, y hacer paz con él, y hallará paz. Ya no deben los paganos seguir envueltos en las tinieblas de medianoche. La lobreguez ha de desaparecer ante los brillantes rayos del Sol de Justicia. El poder del infierno ha sido vencido.
Pero ningún hombre puede impartir lo que él mismo no ha recibido. En la obra de Dios, la humanidad no puede generar nada. Ningún hombre puede por su propio esfuerzo convertirse en un portaluz de Dios. Era el áureo aceite vertido por los mensajeros celestiales en los tubos de oro, para ser conducido del recipiente de oro a las lámparas del santuario, lo que producía una luz continua, brillante y resplandeciente. Es el amor de Dios continuamente transferido al hombre lo que lo capacita para impartir luz. En el corazón de todos los que están unidos a Dios por la fe, el áureo aceite del amor fluye libremente, para brillar en buenas obras, en un servicio real y sincero por Dios.
En la inconmensurable dádiva del Espíritu Santo se hallan contenidos todos los recursos del cielo. No es por causa de restricción alguna por parte de Dios por lo que las riquezas de su gracia no fluyen hacia la tierra, a los hombres. Si todos tuvieran la voluntad de recibir, todos serían llenados de su Espíritu.
Es el privilegio de toda alma ser un canal vivo por medio del cual Dios pueda comunicar al mundo los tesoros de su gracia, las inescrutables riquezas de Cristo. No hay nada que Cristo desee tanto como agentes que representen al mundo su Espíritu y carácter. No hay nada que el mundo necesite tanto como la manifestación del amor del Salvador mediante la humanidad. Todo el cielo está esperando que haya canales por medio de los cuales pueda derramarse el aceite santo para que sea un gozo y una bendición para los corazones humanos.
Cristo ha hecho toda provisión para que SU iglesia sea un cuerpo transformado, iluminado con la Luz del mundo, que posea la gloria de Emmanuel. Es su propósito que todo cristiano esté rodeado de una atmósfera espiritual de luz y paz. Desea que nosotros revelemos su propio gozo en nuestra vida.
La morada del Espíritu en nuestro corazón se revelará por la manifestación del amor celestial. La plenitud divina fluirá a través del agente humano consagrado, para ser luego transmitida a los demás.
El Sol de Justicia "en sus alas traerá salud". Así también de todo verdadero discípulo ha de emanar una influencia productora de vida, valor, utilidad y verdadera sanidad.
LA RELIGIÓN DE CRISTO SIGNIFICA MAS QUE EL PERDÓN DEL PECADO; SIGNIFICA LA EXTIRPACIÓN DE NUESTROS PECADOS Y EL HENCHIMIENTO DEL VACÍO CON LAS GRACIAS DEL ESPÍRITU SANTO. Significa iluminación divina, regocijo en Dios, Significa un corazón despojado del yo y bendecido con la presencia permanente de Cristo. Cuando Cristo reina en el alma, hay pureza, libertad del pecado. Se cumple en la vida la gloria, la plenitud, la totalidad del plan evangélico. La aceptación del Salvador produce un resplandor de perfecta paz, y amor perfecto, de perfecta seguridad. La belleza y fragancia del carácter de Cristo, reveladas en la vida, testifican de que Dios ha enviado ciertamente a su Hijo al mundo, para ser su Salvador.
CRISTO NO PIDE QUE SUS SEGUIDORES LUCHEN POR BRILLAR. EL DICE: DEJAD QUE BRILLE VUESTRA LUZ. Si habéis recibido la gracia de Dios, la luz está en vosotros. Quitad los impedimentos, y la gloria del Señor se revelará. La luz brillará, para penetrar y disipar las tinieblas. No podéis dejar de brillar en vuestra esfera de influencia.
La revelación de su propia gloria en la forma humana, acercará tanto el cielo a los hombres que la belleza que adorne el templo interior se verá en toda alma en quien more el Salvador. Los hombres serán cautivados por la gloria de un Cristo que mora en el corazón. Y en corrientes de alabanza y acción de gracias procedentes de muchas almas así ganadas para Dios, la gloria refluirá al gran Dador.
"Levántate, resplandece; que ha venido tu lumbre, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti". Este mensaje se da a aquellos que salen al encuentro del Esposo. Cristo viene con poder y grande gloria. Viene con su propia gloria y con la gloria del Padre. Viene con todos los santos ángeles. Mientras todo el mundo esté sumido en tinieblas, habrá luz en toda morada de los santos. Ellos percibirán la primera luz de su segunda venida. La luz no empañada brillará del esplendor de Cristo el Redentor, y él será admirado por todos los que le han servido. Mientras los impíos huyan de su presencia, los seguidores de Cristo se regocijarán. El patriarca Job, mirando hacia adelante, al tiempo del segundo advenimiento de Cristo, dijo: "Al cual yo tengo de ver por mí mismo, y mis ojos le mirarán; y ya no como a un extraño". Cristo ha sido un compañero diario y un amigo familiar para sus fieles seguidores. Estos han vivido en contacto íntimo, en constante comunión con Dios. Sobre ellos ha nacido la gloria del Señor. En ellos se ha reflejado la luz del conocimiento de la gloria de Dios . en la faz de Jesucristo. Ahora se regocijan en los rayos no empañados de la refulgencia y gloria del Rey en su majestad. Están preparados para la comunión del cielo; pues tienen el cielo en sus corazones.
Con cabezas levantadas, con los alegres rayos del Sol de Justicia brillando sobre ellos, regocijándose porque su redención se acerca, salen al encuentro del Esposo, diciendo: "HE AQUÍ ÉSTE ES NUESTRO DIOS, LE HEMOS ESPERADO, Y NOS SALVARÁ".
"Y oí como la voz de una grande compañía, y como el ruido de muchas aguas, y como la voz de grandes truenos, que decía: Aleluya: porque reinó el Señor nuestro Todopoderoso. Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque son venidas las bodas del Cordero, y su esposa se ha aparejado... Y él me dice: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena del Cordero". El "es el Señor de los señores, y el Rey de los reyes: y los que están con él son llamados, y elegidos, y fieles".












DIOS SALVARÁ AL REMANENTE FIEL











"Pregunto: ¿Ha desechado Dios a su pueblo? ¡De ninguna manera! Porque también yo soy israelita, descendiente de Abrahán, de la tribu de Benjamín.







Dios no ha desechado a su pueblo, a quien de antemano conoció. ¿No sabéis qué dice de Elías la Escritura, cómo se queja ante Dios contra Israel?:







'Señor, han dado muerte a tus profetas, han destruido tus altares, yo solo he quedado, y procuran matarme'.







Y, ¿cuál fue la divina respuesta? 'ME HE RESERVADO SIETE MIL HOMBRES, QUE NO HAN DOBLADO LA RODILLA ANTE BAAL'.







ASÍ TAMBIÉN, EN ESTE TIEMPO HA QUEDADO UN REMANENTE ELEGIDO POR GRACIA.







Y si es por gracia, ya no es en base a las obras. Si fuera por obras, la gracia ya no sería gracia.







¿QUÉ PUES? ISRAEL NO ALCANZÓ LO QUE BUSCABA, SINO QUE LOS ELEGIDOS LO ALCANZARON; Y LOS DEMÁS FUERON ENDURECIDOS.







Como está escrito: 'Dios les dio espíritu de sopor, ojos que no vean, y oídos que no oigan, hasta el día de hoy'.







Y David dice: 'Sea vuelta su mesa en lazo y en red, en tropiezo y merecido pago.







'Sus ojos sean obscurecidos para que no vean, y agóbiales la espalda para siempre'. Rom. 11: 1-10.







Abundan la habladuría, el fariseísmo y la vanagloria; pero estos jamás ganarán almas para Cristo. El amor puro, santificado, tal como se manifestó en la vida de Cristo, es como un perfume sagrado; como el perfume del aceite aromático derramado por María Magdalena, llena toda la habitación con fragancia. La elocuencia, el conocimiento, la verdad y los talentos inusuales, mezclados con amor, son todos dones preciosos. Pero ni la habilidad ni los talentos mejor seleccionados pueden por ellos solos ocupar el lugar del amor.
Este amor debe ser manifestado por los obreros del Señor. El amor por Dios y por quienes Cristo ha muerto, hará una obra que escasamente comprendemos. Quienes no aprecian ni cultivan este amor, no pueden ser misioneros de éxito. 6TI 90. 4, 5.







Dondequiera que los hombres descuiden el testimonio de la Biblia y se alejen de las verdades claras que sirven para probar el alma y que requieren abnegación y desprendimiento del mundo, podemos estar seguros de que Dios no dispensa allí sus bendiciones. Y al aplicar la regla que Cristo mismo dio: “Por sus frutos los conoceréis” (Mateo 7:16), resulta evidente que estos movimientos no son obra del Espíritu de Dios. Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 517, 518.

Last Message of Mercy Despertar Fuerte Clamor Rv18

Last Message of Mercy Despertar Fuerte Clamor Rv18
Paltalk - Grupo Chat Video Conferencias [Room Group]